Archivo por meses: agosto 2015

El Dirigente, martes 25 de agosto 2015

 
 
 

Directorio
Ultreya
Sr. Cardenal José Francisco Robles Ortega
Arzobispo de la Arquidiocesis de Guadalajara
 
Sr. Cura J. Guadalupe Dueñas Gómez
Asistente Eclesiástico

 

Pbro. Manuel Salvador Díaz López
Vice Asistente Eclesiástico

 

José Luis Gutiérrez Gómez
Presidente

 

José Eliseo Godoy Acosta
Vicepresidente

 

Ma. Eugenia Íñiguez Ocampo
Secretaria
Juan Manuel Regalado Durán
Tesorero

 

José Luis González Arana
Vocal Escuela 

 

Juan Manuel Regalado Durán
Vocal Precursillo 

 

Margarita Ávalos López
Vocal Cursillo 

 

José Héctor Pérez Muñoz
Vocal Poscursillo
 
Ma. de Jesús Dueñas Sánchez
Vocal de Relaciones Humanas

Ligas de Interés

 

OMCC

 

Cusillos México

 

 

Ediciones cuarto dia

 

 

 
amigos del carisma

Verdades en punta
 
 

Para muchos, obrero es sólo el que cambia sudor por salario.
¿También para ti?

 

 

El Mundo visto desde Roma
      
El Papa en el Ángelus: “¿Quién es Jesús para mí?”
 
Ciudad del Vaticano, 23 de agosto de 2015 (ZENIT.org)
Concluye hoy la lectura del capítulo sexto del Evangelio de Juan, con el discurso sobre el Pan de la vida, pronunciado por Jesús, al día siguiente del milagro de la multiplicación de los panes y peces.
 
Al final de este discurso, el gran entusiasmo del día anterior se apagó, porque Jesús había dicho que era el Pan bajado del cielo y que daba su carne como alimento y su sangre como bebida, aludiendo así claramente al sacrificio de su misma vida. Estas palabras suscitaron desilusión en la gente, que las juzgó indignas del Mesías, no ‘ganadoras’.
 
Así, algunos miraban a Jesús como a un mesías que debía hablar y actuar de modo que su misión tuviera éxito, ¡enseguida!
 
¡Pero, precisamente sobre esto se equivocaban: sobre el modo de entender la misión del Mesías!
 
En realidad, ellos entendieron bien las palabras de Jesús. Tan bien que no quieren escucharlo, porque es un discurso que pone en crisis su mentalidad. Siempre las palabras de Jesús nos ponen en crisis; en crisis, por ejemplo, ante el espíritu del mundo, a la mundanidad. Pero Jesús ofrece la clave para superar la dificultad; una clave hecha con tres elementos. Primero, su origen divino: Él ha bajado del cielo y subirá allí donde estaba antes.
 
Segundo, sus palabras se pueden comprender solo a través de la acción del Espíritu Santo, Aquel que “da la vida”. Y es precisamente el Espíritu Santo el que nos hace comprender bien a Jesús.
 
Tercero: la verdadera causa de la incomprensión de sus palabras es la falta de fe: “hay entre ustedes algunos que no creen”, dice Jesús. En efecto, desde ese momento, dice el Evangelio, “muchos de sus discípulos se alejaron de él y dejaron de acompañarlo”. Ante estas defecciones, Jesús no hace descuentos y no atenúa sus palabras, aún más obliga a realizar una opción precisa: o estar con Él o separarse de Él, y dice a los Doce: “¿También ustedes quieren irse?”.
 
En ese momento, Pedro hace su confesión de fe en nombre de los otros Apóstoles: “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de Vida eterna”. No dice: “¿dónde iremos?”, sino “¿a quién iremos?”. El problema de fondo no es ir y abandonar la obra emprendida, sino a quién ir. De esa pregunta de Pedro, nosotros comprendemos que la fidelidad a Dios es cuestión de fidelidad a una persona, con la cual nos unimos para caminar juntos por el mismo camino. Y esta persona es Jesús. Todo lo que tenemos en el mundo no sacia nuestra hambre de infinito. ¡Tenemos necesidad de Jesús, de estar con Él, de alimentarnos en su mesa, con sus palabras de vida eterna!
 
Creer en Jesús significa hacer de Él el centro, el sentido de nuestra vida. Cristo no es un elemento accesorio: es el “pan vivo”, el alimento indispensable. Unirse a Él, en una verdadera relación de fe y de amor, no significa estar encadenados, sino ser profundamente libres, siempre en camino.
 
Cada uno de nosotros puede preguntarse, ahora: ¿Quién es Jesús para mí? ¿Es un nombre, es una idea, es un personaje histórico solamente? O es verdaderamente aquella persona que me ama, que ha dado su vida por mí y camina conmigo. ¿Para ti quién es Jesús? ¿Estás con Jesús? ¿Intentas conocerlo en su palabra? ¿Lees el Evangelio todos los días, un pasaje del Evangelio, para conocer a Jesús? ¿Llevas el pequeño Evangelio en el bolsillo, en el bolso, para leerlo, en todas partes? Porque cuanto más estamos con Él, más crece el deseo de permanecer con él. Ahora les pediré amablemente, hagamos un momentito de silencio y cada uno de nosotros en silencio, en su corazón, se pregunte: ¿quién es Jesús para mí? En silencio, cada uno responda, en su corazón: ¿quién es Jesús para mí?

Cristianos en Rodaje
 

Cristianos en rodaje
EL DEMONIO
¿Y qué es una tentación?
 
Es una simple incitación al pecado. Nada más. En todos los casos, si a ti te da la gana la puedes rechazar. El demonio puede insinuar, invitar, animarte a que peques, pintarte la cosa atractiva y apetitosa, y se acabo. No puede cogerte del pescuezo y amorrarte sobre una deyección pecaminosa. Hacerte tragar el aceite de ricino de un pecado quieras o no. Hasta ahí no llega. 
 
Satanás es como un perro feroz, un dogo horroroso que ladra, que muestra sus colmillos afilados, que parece que se te va tragar de un bocado. Pero este perro esta encadenado. Firmemente atado, con unas limitaciones que no puede cruzar. Así que si no te acercas y te metes en su boca, con la gracia de Dios, no temas que no se te comerá. Déjale que ladre y se desgañite.
 
Esas cadenas, esas limitaciones que tiene el demonio son:
No puede actuar directamente sobre tu entendimiento. Tú conoces por los sentidos. Tienes unas ventanas abiertas por las que te entran los conocimientos. Ves lo visible. Oyes lo que se puede oír. Tocas lo palpable. Para decirlo de una vez, conoces por lo sensible: no por especies inteligibles puras. Así que el diablo solo puede actuar sobre tu entendimiento a través de especies sensibles. Como si dijéramos de retruque. Actuar sobre las cosas y sobre tu imaginación, sí. Directamente sobre tu entendimiento, no.
 
Segunda limitación. El diablo no puede mover impepinablemente tu voluntad. Solamente Dios arrebata. Si viésemos a Dios cara a cara, sin velos, tal como es, quedaría nuestra voluntad infaliblemente presa en Él, arrastrada por Él, Suma Bondad y Suma Belleza. Pero no hay ninguna criatura, ni humana ni angélica que tenga ese poder. Dios sí, porque es el Bien absoluto. 
 
Un demonio, y sobretodo una demonia, pueden subyugar más o menos. Según sea de guapa, según sean sus encantos, puede encantar la voluntad, mucho o poco. Pero arrastrarla del todo, ni hablar.
 
Imagínate que Satanás te ofrece una real hembra hecha de los siguientes ingredientes: el pelo de la B.B., los ojos de la Taylor, la boca de la Gina, el cuello de Fabiola, lo que viene debajo de la Sofía, el ombligo de la Chunga, y lo que falta de la Lola Flores que tampoco es manca y además quiere ser marquesa.
 
No me negaras que sería un cóctel femenino algo fuerte, capaz de marear al más pintado. Pero por fuerte que fuera, no encadenaría impepinablemente. Una voluntad humana no viciada ni viciosa lo podría resistir. Podría dejar de beber. 
 
Esto pasa con el diablo. Te pone delante algo sugestivo, encantador, tentador. Pero por muy bonito que te lo presente, si a ti te da la gana, tranquilo. Porque él no te puede robar la voluntad y dejarte hecho un pelele. 
 
Y la otra limitación de ese poder de Lucifer y sus muchachos, la pone Dios.
 
San Pablo dice en una de sus cartas: “Dios no permitirá que seáis tentados sobre vuestras fuerzas”. Nuestro Padre no nos deja en manos del enemigo. Dios sabe nuestras debilidades, lo que podemos resistir sin rompernos. Así que marca unos límites a Satanás, límites que éste no puede cruzar. 
Fragmento del libro Cristianos en Rodaje
Valentín GalindoEdiciones 4° Día

La palabra del Domingo
 

 

Domingo XXI del Tiempo Ordinario, Ciclo B, Marcos 7, 1-8. 14-15.21-23
 
     
En la liturgia de hoy aparece el lado oscuro de la ley, cuando las manipulaciones desvirtúan su sentido, y en lugar de ser garantía de humanización se convierte en herramienta de esclavitud.
 
Los fariseos habían desarrollado un cuerpo normativo que regulaba todas las actividades de los miembros de la comunidad. Nada escapaba al imperio de las normas. La vida del israelita estaba absolutamente programada pues la religión le decía qué podía comer, con quiénes podía tratar y a quiénes debía evitar, cómo debía orar, cómo debía interactuar con su familia. El sistema normativo impuesto por los fariseos era absolutamente asfixiante. La mayor preocupación era el cumplimiento exacto de estas normas, y la calidad humana, religiosa y ética de las personas se medía por el cumplimiento literal de estas imposiciones.
 
Esto nos permite comprender por qué Jesús retoma las duras palabras del profeta Isaías: “este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí; el culto que me dan está vacío”.
 
La religión judía  había detallado que comportamientos hacían impuros a los fieles impidiéndoles participar en las actividades religiosas y sociales. Es importante   saber que el concepto de “impureza” nada tenía que ver con el comportamiento ético de las personas. Para los fariseos, la fidelidad a Dios  consistía en lavarse las manos, preparar los alimentos de determinada manera y cumplir con una serie de formalismos. Se creían salvados porque cumplían con estas prescripciones sin importar si eran justos o si eran capaces de reconciliarse con las personas con las que habían tenido diferencias.
 
Por eso Jesús les dice: “Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre. Porque de dentro, del corazón, salen los malos propósitos, los robos, los homicidios, etc.”
 
Jesús denuncia una falsa religión que cree que la relación con Dios pasa a través del cumplimiento de unos ritos vacíos, que no significan nada, y de la observancia de unas normas que agobian.

Noticias del Secretariado 
 
 
 
Objetivo del MCC en el sexto plan pastoral
 
“Impulsar la nueva evangelización a través del encuentro con Jesús, mediante el anuncio del kerigma a los hombres y mujeres líderes de las estructuras y ambientes de la diócesis de Guadalajara para que vayan y fermenten de evangelio sus comunidades, con una formación integral permanente de sus dirigentes, y el movimiento de cursillos de cristiandad en Cristo tenga vida”. 
 
Con el gusto de siempre y como cada semana por este medio nos hacemos presente con el fin de estar en una constante comunicación contigo y estés enterado de lo que en un movimiento como el nuestro está sucediendo. 
 
Celebrando el 70 aniversario del nacimiento del MCC el Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis de Querétaro y la Comisión Ejecutiva del MCC de México, nos dio la bienvenida a todos los que asistimos al LXVII Plenario Nacional en esa maravillosa ciudad de nuestra patria, y siguiendo las instrucciones de nuestro Papa Francisco nos invito para que como movimiento de cursillos vayamos del Cursillo a la pequeña comunidad evangelizadora.  
 
Un plenario nacional es la reunión del órgano supremo del secretariado nacional del MCC y que se celebra 2 veces año en sedes ya programadas en ciudades que lo solicitan. Un plenario nacional que tiene por objetivo el de conocer la realidad del MCC en la nación así como para situar a nivel nacional en el lugar que debe de tener apostólicamente, mediante todos los informes que las provincias proporcionan y así puedan surgir compromisos para que el MCC crezca, se desarrolle y consiga su fin último.
 
Un plenario nacional en donde pudimos constatar el liderazgo a nivel nacional de nuestra Diócesis y como va avanzando el plan nacional del MCC en México. Ya prepararemos un buen resumen de lo sucedido para trasmitírselos posteriormente.
 
Te recordamos que a finales del presente año celebraremos en nuestra casa dos segundas vivencias, una para damas y otra para caballeros.  Iniciemos nuestro trabajo de invitación a quienes consideremos le sea de utilidad y de continuidad de su cursillo. Se necesitan candidatos para que los presentes.
 
RECUERDA………..TODOS SOMOS PRECURSILLO.
 
Felicidades a quienes celebran su cumpleaños o algo especial:
27.- Liliana Oropeza García
29.- Miguel Angel Martínez Cruz
21.- Pbro. Julio Díaz Morales (ler. Aniv. Luctuoso)
30.- Gerardo Reyes Ramírez
30.- José Javier Regalado Rubio
31.- Pbro Octavio Delgado Cárdenas (Aniv. De Ordenación Sacerdotal) 31.-Margarita Abundis Reos
01.- Sept. Sr. Cura José Luis Flores Flores.

Intensifica tu oración por nuestros enfermos:

Juan Arón Hernández (Hijo de Tere Rodríguez)
Margarita Abundis Reos
Sra. Lidia Gómez Alvarez
J. Rodolfo Varo Padilla
Salvador Quintero Flores
Julia Amaral de Avila
Julio Silva Martínez
Guillermina Ramírez Fernández (Hna. De Socorrito)
Michel Viridiana Palomino V.
Gabriela García V.
Juan Paulo Ramírez Ortíz
Isabel Cristina y Ma. Eugenia (Hnas. De Pedro Aguilar)
Celina Amaral C.
Sergio Ricardo Amaral
Jesús Abundis (Papá de Mago)
Memo Mata
Adriana Shelly
Maribel Ramírez Luévanos
Luz Maria Cueva Hernández (C. 375)
Ma. Del Rosario Rodríguez Vallarta (C. 375)
Antonio Fabián Márquez
Sr. Cura Daniel Ramírez Quintana
Amparo Venegas Casas
Ma. Antonia Lemus Ramos.

Norma Irene Orozco de Cámara

Sra. Valentina Buenrostro
Ricardo González Castellanos
Familia Castellanos González
Familia Castellanos Magaña
Andrea Camila Galván Torres
Eva Morán De la Torre
Thedy Aida Velasco Hernández
Margarita Calderón Ponce de León
Padre Ricardo de Santo Niño de Atocha
Luis Fernando Montes Sandoval
Emiliano Montes
Lula Pelayo
Nena Enciso
Rigoberto González
Carlos Castellanos
Roxana Lizaola

Si deseas que se pida por algún familiar o conocido enfermo, favor de acudir a nuestro Secretariado.

Dios le dice: «Hechos 4,10», y le cura de cáncer terminal de huesos; el hospital, desconcertado

GoodNews/ReL
7 octubre 2010

Dios le dice: «Hechos 4,10», y le cura de cáncer terminal de huesos; el hospital, desconcertado

Dios le dice: «Hechos 4,10», y le cura de cáncer terminal de huesos; el hospital, descontertado
Una de las instalaciones contra el cáncer del Hospital Oncológico de Clatterbridge, que siguió el caso asombroso de Paul Callaghan
Paul Callaghan, de 43 años, casado y con tres hijos, nació y aún vive en Liverpool, Inglaterra. De niño pensó en hacerse sacerdote, pero cuando tenía 14 años su padre murió, y Paul, enfadado con Dios, se alejó de la Iglesia e ingresó en el ejército. Durante diez años estuvo en algunos lugares peligrosos por el mundo. De vuelta al Reino Unido en 1997, su novia (y luego esposa) Christina le acercó de nuevo a la fe y, por consejo del padre Jimmy Collin se inscribió en un Cursillo de Cristiandad. Allí fue donde sintió por primera vez “la presencia del Espíritu Santo”, en una misa, después de confesarse. Después se presentó como voluntario con las Misioneras de la Caridad (las monjas de la Madre Teresa de Calcuta) para atender gente sin hogar.La primera parte de su historia la contó en 2008 la periodista Kristine Cooper, directora de Goodnews (www.ccr.org.uk), la revista inglesa de la Renovación Carismática Católica: cómo se desarrolló su cáncer, cómo milagrosamente éste no le dolía, cómo la Virgen le pidió organizar un grupo de voluntarios para alimentar a los sin techo en las calles (la Sociedad Madre de Misericordia, www.motherofmercysociety.com ) , y cómo este grupo creció.Más tarde, en el número de Goodnews de septiembre-octubre 2010, Kristine Cooper explicó la milagrosa desaparición del cáncer de Paul Callaghan, para escándalo del Hospital de Cáncer de Clatterbridge (www.clatterbridge.org), donde aún no entienden lo que ha pasado.
Nos limitamos aquí a traducir del inglés el artículo de Kristine Cooper en Goodnews con la historia del milagro.El fundador de Madre de Misericordia, curado de cáncer de huesos avanzado
La última vez que vi a Paul Callaghan fue hace dos años cuando lo entrevisté acerca del ministerio para personas sin techo “Madre de Misericordia”, que Nuestra Señora le había inspirado (lo publicamos en la revista GoodNews, Nov/dic 2008 ). Sufría de cáncer de huesos terminal y estaba delgadísimo.
Pese al riesgo para su salud y a las protestas de sus médicos, seguía saliendo a las calles con su equipo de voluntarios para repartir bocadillos, bebidas y abrazos a los necesitados. Era sólo cuestión de tiempo, pensaba, que la muerte se llevase a este hombre santo y valiente y vi que silenciosamente él estaba preparando a sus voluntarios para el momento en que ya no estuviese para liderarlos.Aún así, había una gran sensación de paz en el grupo y un sentido de confianza en Dios y Nuestra Señora que era impactante. Esto se debía, sin duda, a que Paul ya había experimentado un milagro un par de años antes.
Cuando le diagnosticaron el cáncer al principio sufría tantos dolores que pasaba todo el día a base de morfina y sin poder apenas moverse. Le llevaron a las aguas curativas de Holywell en Gales [en el Pozo de Santa Winefrida, que recibe peregrinaciones desde el siglo VII; Nota de ReL] y salió de ellas aún con cáncer, pero ya sin dolores.Esto dejó desconcertados a los médicos, pero impresionó tanto a los sin techo ver que Dios es real que nació todo un movimiento de oración en el hostal de Seel Street, que regentan las Misioneras de la Caridad en Liverpool. Ello abrió el camino, meses después, para cuando Paul oyó un mensaje de Nuestra Señora pidiéndole salir a las calles a alimentar a la gente.
Pasaron los meses y yo esperaba oír de la muerte de Paul. Pero, por el contrario, a inicios de 2010 me llegó la asombrosa noticia de que en la fiesta de la Inmaculada de 2009 Paul Callaghan se había curado completamente. Cuando me lo encontré en la Convención Católica del Norte en junio, parecía estar bien. Me contó lo que le había pasado.
En mayo de 2009 se sintió repentinamente enfermo y cayó con una fiebre altísima y alucinaciones. Estaba tan mal que el doctor le pidió ir al hospital al momento y le sacó una radiografía. Pero tan repentinamente como había subido, la temperatura volvió a bajar, y le enviaron a casa. Los rayos-x demostraban, sin embargo, que el cáncer se había abierto paso hasta la columna vertebral.Enviaron a Paul al hospital de cáncer de Clatterbridge para un tratamiento de emergencia de radioterapia. Recubrieron sus huesos con una sustancia especial para evitar que se desmenuzasen y le dijeron que su columna era tan quebradiza que podía romperse si estornudaba o tosía demasiado fuerte.
El tratamiento de radioterapia le ponía enfermo, pero aún así insistía en salir a las calles con su equipo. El tratamiento siguió una temporada y le llamaron para hacer más radiografías para ver si era eficaz. El especialista, preocupado porque el cáncer pudiera llegar a otros órganos, decidió escanear todo el cuerpo. Le dijeron que volviera el 8 de diciembre a por los resultados.
“Sentí las palabras: Hechos 4,10”
Él recuerda lo siguiente: “estaba sentado en casa el domingo anterior a la cita del martes, cuando de repente fue como si todo se parase. No puedo explicarlo, pero sentí el poder del Espíritu Santo todo a mi alrededor y las palabras “Hechos 4, 10” aparecieron en mi mente. Como no soy un erudito en Biblia no sabía lo que decía esta cita. Lo miré y leí: “aquí está entre vosotros este hombre, curado en el nombre de Jesucristo el Nazareno”. Supe entonces que Dios me había curado, así que fui al hospital a ver al médico. Pedí a un amigo que viniese conmigo como testigo y que trajese una grabadora.
Supe que algo sucedía por el aspecto de la cara del doctor. Me senté y le pregunté: “¿y bien, cuál es el daño?” Pero en mi corazón yo ya lo sabía por la lectura bíblica. Él dijo: “no podemos encontrar ningún daño de tu cáncer en tu esqueleto, en ningún sitio de tu cuerpo. Está totalmente normal. Nunca hemos visto esto antes. No sólo nunca he visto algo así, sino que en todos mis años en la profesión médica nunca escuché nada como esto”.
El doctor estaba totalmente perplejo, ya que este tipo de cáncer se supone que es incurable. Debido a esto, el hospital no puede admitir que Paul se haya curado, así que insisten en que debe seguir allí pero no pueden detectarlo. Cuando volvió en junio para su revisión semestral, todo seguía bien.
Los huesos carcomidos ahora están perfectos
“No tienen explicación. De hecho, es embarazoso para ellos y no quieren hablar del tema”. La enfermera especialista en cáncer que había estado cuidándole está tan asombrada que está realizando un estudio en un consultorio privado para averiguar lo que ha sucedido. Paul añade: “lo bueno es que como llevaba tanto tiempo enfermo, tengo en casa todos los informes médicos. Las radiografías muestran que mis huesos estaban carcomidos y llenos de agujeros y ahora están completamente sanos.”
Y continúa: “para mí, mi curación es simplemente Dios, que muestra, por sus propias razones, su poder para hacer lo imposible y que puede hacer lo que quiera, no importa lo que diga la ciencia o la profesión médica. La esperanza máxima de vida con miloma múltiple, mi caso, es de menos de 4 años. Es una enfermedad progresiva que se pone peor y peor, pero en mi caso ha remitido completamente. No solo me he curado: es que se ha ido del todo, no queda rastro de que estuviese enfermo.”
Paul no lamenta nada en su historia de enfermedad. “Mirando hacia atrás, puedo ver cómo Dios usó mi dolor los últimos tres años. Todo este viaje me ha modelado hasta ser la persona que soy. Creo que se me ha curado a través de la Gracia de Dios, las oraciones de Nuestra Señora y mediante mi servicio y mi “sí” constante a ellos. En este mundo hay tantas noticias malas en la prensa que lo que me ha pasado da esperanza a todos”.
Los sin techo, dice Pablo, no se extrañaron mucho cuando escucharon las buenas noticias. “Es que tuvieron unas palabritas con Dios, por su cuenta, y le dijeron: “Eh, Paul es nuestro colega y hace muy buen trabajo para Ti, así que será mejor que lo ayudes o no nos gustará”. ¡Tuvieron más fe que yo!”

El Dirigente, martes 18 de agosto 2015

 
 

Directorio

Ultreya

Sr. Cardenal José Francisco Robles Ortega
Arzobispo de la Arquidiocesis de Guadalajara
 
Sr. Cura J. Guadalupe Dueñas Gómez
Asistente Eclesiástico

 

Pbro. Manuel Salvador Díaz López
Vice Asistente Eclesiástico

 

José Luis Gutiérrez Gómez
Presidente

 

José Eliseo Godoy Acosta
Vicepresidente

 

Ma. Eugenia Íñiguez Ocampo
Secretaria

Juan Manuel Regalado Durán
Tesorero

 

José Luis González Arana
Vocal Escuela 

 

Juan Manuel Regalado Durán
Vocal Precursillo 

 

Margarita Ávalos López
Vocal Cursillo 

 

José Héctor Pérez Muñoz
Vocal Poscursillo
 
Ma. de Jesús Dueñas Sánchez
Vocal de Relaciones Humanas

Ligas de Interés

 

OMCC


Cusillos México



Ediciones cuarto dia



 
amigos del carisma

Verdades en punta
 
 
Dios perdona el mal que has hecho. Pero no suple el bien que no has hecho.

El Mundo visto desde Roma
      
La Eucaristía no es una oración privada o una bonita experiencia espiritual, no es una simple conmemoración de lo que Jesús hizo en la Última Cena.
 
Ciudad del Vaticano, 16 de agosto de 2015 (ZENIT.org)En estos domingos, la Liturgia nos está proponiendo, del Evangelio de Juan, el discurso de Jesús sobre el Pan de la vida, que es Él mismo y que es también el sacramento de la eucaristía. El pasaje de hoy (Jn 6, 51 -58) presenta la última parte de este discurso, y habla de algunos que se escandalizaron porque Jesús dijo: “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día” (Jn 6,54). El estupor de los oyentes es comprensible; Jesús, de hecho, usa el estilo típico de los profetas para provocar en la gente –y también en nosotros– preguntas y, al final, una decisión. Primero de todo las preguntas: ¿qué significa “comer la sangre y beber la sangre” de Jesús? ¿es solo una imagen, un símbolo, o indica algo real? Para responder, es necesario intuir qué sucede en el corazón de Jesús mientras parte el pan entre la multitud hambrienta. Sabiendo que deberá morir en la cruz por nosotros, Jesús se identifica con ese pan partido y compartido, y eso se convierte para Él en “signo” del Sacrificio que le espera. Este proceso tiene su cúlmen en la Última Cena, donde el pan y el vino se convierten realmente en su Cuerpo y su Sangre. Y la eucaristía, que Jesús nos deja con un fin preciso: que nosotros podamos convertirnos en una sola cosa con Él. De hecho dice: “Quien come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él” (v. 56). Ese permanecer en Jesús y Jesús en nosotros.  La comunión es asimilación: comiéndole a Él, nos hacemos como Él. Pero esto requiere nuestro “sí”, nuestra adhesión a la fe.
 
A veces, se escucha sobre la santa misa esta objeción: “¿Para qué sirve la misa? Yo voy a la iglesia cuando me apetece, y rezo mejor en soledad”. Pero la eucaristía no es una oración privada o una bonita experiencia espiritual, no es una simple conmemoración de lo que Jesús hizo en la Última Cena. Nosotros decimos, para entender bien, que la eucaristía es “memorial”, o sea, un gesto que actualiza y hace presente el evento de la muerte y resurrección de Jesús: el pan es realmente su Cuerpo donado por nosotros, el vino es realmente su Sangre derramada por nosotros.
 
La eucaristía es Jesús mismo que se dona por entero a nosotros. Nutrirnos de Él y vivir en Él mediante la Comunión eucarística, si lo hacemos con fe, transforma nuestra vida, la transforma en un don a Dios y a los hermanos. Nutrirnos de ese “Pan de vida” significa entrar en sintonía con el corazón de Cristo, asimilar sus elecciones, sus pensamientos, sus comportamientos. Significa entrar en un dinamismo de amor oblativo y convertirse en personas de paz, personas de perdón, de reconciliación, de compartir solidario. Lo mismo que Jesús ha hecho.
 
Jesús concluye su discurso con estas palabras: “Quien come este pan tendrá vida eterna” (Jn 6, 58). Sí, vivir en comunión real con Jesús sobre esta tierra, nos hace pasar de la muerte a la vida. Y el Cielo empieza precisamente en esta comunión con Jesús. 

Cristianos en Rodaje
 

Cristianos en rodaje
EL DEMONIO
Me he preguntado muchas veces ¿Y porqué nos tentara el diablo? ¿A él qué le importa lo que yo haga o deje de hacer? ¿Qué sale ganando? ¿Por qué es enemigo mío si yo no le he hecho nada ni me meto con él? 
 
Estas preguntas han intrigado a cursillistas amigos míos. Por si también a ti te preocupan, voy intentar contestártelas. 
 
Conozco dos respuestas, pero supongo que habrá más. 
 
Satán tiene una primera razón muy poderosa para odiarnos. Es la envidia. Resulta que, naturalmente, a su lado nosotros somos unos mequetrefes. Decíamos antes que su naturaleza angélica esta muy por encima de nuestra naturaleza humana. Tú y yo naturalmente por debajo de los ángeles, cuando tenemos la gracia estamos por encima si ellos no la tienen. Y resulta que tu, en gracia de Dios, le das sopas con honda a Lucifer, él Lucero, el encumbrado serafín. Esto, a los tales les sabe a cuerno quemado. Tienen una envidia horrorosa, unos celos mortales. Y tratan de impedir a toda costa tu permanencia en estado de gracia y tu progreso en el camino de la santidad. 
 
Segunda razón de sus persecuciones: la soberbia. 
 
Para Satanás es placer de dioses hacerle la puñeta a Dios. Nada puede serle más agradable que parecerse a Dios en esto de dominar a las criaturas, de lograr su propia corte, de vencer a Dios en este terreno. Quitar a Dios siervos y ganárselos él. Esclavizar por el pecado a las almas, que sin el pecado irían a engrosar la corte celestial. Dios castigo a Lucifer convirtiéndole en demonio. Y ese demonio, que ya no ama, ni reverencia, ni sirve, ni espera nada, no se queda tranquilo al ver otros seres que aman, que reverencian, que sirven y esperan. Su soberbia le excita y sacude contra nosotros. Y por eso nos tienta. 
 
Estas dos razones son las más vulgarizadas. 
 
Sea por una u otra, sea por otros motivos que ignoro, el caso es que el diablo nos tienta. 
 
Cuenta con esas tentaciones diabólicas a la hora de hacer los cálculos para tu santidad. Y recuerda que todo el poder que tiene el hombre frente al diablo, le viene de la gracia de Dios. 
Fragmento del libro Cristianos en Rodaje
Valentín GalindoEdiciones 4° Día

La palabra del Domingo
 

 

Domingo XXI del Tiempo Ordinario,
Ciclo B, Juan 6, 61-70
 
 
Las lecturas de hoy nos invitan a reflexionar sobre la firmeza de nuestro compromiso cristiano. Para nosotros la fe es un hecho cultural ya que nacimos y fuimos educados en un medio tradicionalmente católico:
  • Nuestros padres y abuelos nos enseñaron a rezar.
  • Los sacramentos nos han acompañado en las diversas etapas de nuestro desarrollo. No concebimos la vida dentro de una familia tradicional en la cual los niños no hayan sido bautizados o no se haya celebrado  la Primera Comunión.
  • Profesamos unas enseñanzas sobre Dios, la Iglesia, los sacramentos, la vida después de la muerte.
  • Conocemos unas normas éticas que deben regir nuestra vida; otra cosa es que las practiquemos al pie de la letra.
  • Con estos ejemplos quiero subrayar que hemos sido educados en un contexto sociológico en el que la religión católica es un factor importante de socialización.
Ahora bien, una cosa es haber nacido en un medio tradicionalmente católico y seguir a lo largo de la vida con esta inercia religiosa, y otra cosa muy  diferente es apropiarnos esa fe cultural y hacerla carne de nuestra carne y sangre de nuestra sangre. Hay una diferencia sustancial entre una fe sociológica, es decir, heredada, y una fe asumida por convicción.
Pasemos ahora al texto del evangelio de San Juan:
  • Las palabras de Jesús sobre el pan vivo bajado del cielo han escandalizado a sus contemporáneos, para los cuales era inaceptable aquel modo de hablar.
  • Jesús, al ver que muchos de sus seguidores lo abandonaban, se dirige a los doce Apóstoles: “¿También ustedes quieren marcharse?” Jesús los interpela sobre la calidad de su compromiso.
  • Las multitudes que escuchaban a Jesús eran heterogéneas pues en ellas se encontraban personajes con muy diversas motivaciones: desde los curiosos hasta los que  estaban en un sincero proceso de búsqueda religiosa.
  • A medida que Jesús fue explicitando lo que significaba seguirlo a Él, se fueron quedando rezagados aquellos que tenían motivaciones frágiles. La desbandada alcanzó su punto crítico el Viernes Santo, cuando pareció que naufragaba el proyecto de Jesús.
  • Hay personas con una espiritualidad muy “light”, la cual  se derrumba con la primera crisis (sea un fracaso afectivo, la muerte de un familiar o una enfermedad)
 Teniendo como telón de fondo el desafío  de Josué (“escojan a quién servir”) y la pregunta de Jesús (“¿también ustedes quieren marcharse?”) examinemos la firmeza de nuestros principios, revisemos el lugar que ocupa Dios en nuestras vidas, y desenmascaremos las ambigüedades en nuestro comportamiento: decimos una cosa pero actuamos de manera diferente.

Noticias del Secretariado 
 
 
 
Objetivo del MCC en el sexto plan pastoral
 
“Impulsar la nueva evangelización a través del encuentro con Jesús, mediante el anuncio del kerigma a los hombres y mujeres líderes de las estructuras y ambientes de la diócesis de Guadalajara para que vayan y fermenten de evangelio sus comunidades, con una formación integral permanente de sus dirigentes, y el movimiento de cursillos de cristiandad en Cristo tenga vida”. 
 
Con el gusto de siempre y como cada semana por este medio nos hacemos presente con el fin de estar en una constante comunicación contigo y estés enterado de lo que en un movimiento como el nuestro está sucediendo. 
 
Le damos gracias a Dios por esos grandes regalos que nos dio este fin de semana al tener 2 ultreyas regionales en dos comunidades de nuestra diócesis. En Santa Teresa en Tequila Jalisco y Juchipila Zacatecas. A  todos sus organizadores  y a quienes en ellas participaron nuestra felicitación por esos grandes encuentros de amistad, de oración, de alegría y gran fiesta y sobre todo por estar presente en esa transmisión de la vida misma de un cursillista en su encuentro con Jesús.
 
Te recordamos que a finales del presente año celebraremos en nuestra casa dos segundas vivencias, una para damas y otra para caballeros.  Iniciemos nuestro trabajo de invitación a quienes consideremos le sea de utilidad y de continuidad de su cursillo. Se necesitan candidatos para que los presentes.    
 
Te hacemos una cordial invitación para que pidamos por el éxito del PLENARIO NACIONAL DEL MCC que se celebrara en la ciudad de Querétaro en esta semana y en donde estaremos presentes y representados por dirigentes de nuestro secretariado. Un plenario nacional es la reunión del Secretariado Nacional que lo componen las 18 comisiones provinciales en que está dividido nuestro país y el Ejecutivo Nacional, y en donde se tratan los asuntos que en estos tiempos son de importancia para el crecimiento y desarrollo del MCC EN México.
 
Todo un éxito resulto el primer  encuentro provincial de presidentes y asistentes eclesiásticos de nuestra 7ª Provincia del MCC, que se llevó a cabo el pasado 14 de agosto en nuestra casa de cursillos. Una reunión de trabajo que se preparó para tratar aspectos importantes para el MCC y sobre todo para realizar un plan de trabajo  para que los cursillos estén presente en todas las diócesis que componen nuestra provincia.
 
RECUERDA………..TODOS SOMOS PRECURSILLO.
 
Felicidades a quienes celebran su cumpleaños o algo especial:
21.- Sr. Cura Efrén Tamayo Díaz (1er. Aniv. Luctuso)
20.- Beatriz Jaúregui.
21.- Pbro. Manuel Salvador Díaz López
21.- Sr. Cura Rodolfo Nuño Hernández
23.- Felipe Larios Justo
23.- José Efraín Olmos Cabrera
24.- Rogelio Aguas Fregoso.

Intensifica tu oración por nuestros enfermos:

Juan Arón Hernández (Hijo de Tere Rodríguez)
Margarita Abundis Reos
Sra. Lidia Gómez Alvarez
J. Rodolfo Varo Padilla
Salvador Quintero Flores
Julia Amaral de Avila
Julio Silva Martínez
Guillermina Ramírez Fernández (hna. De Socorrito)
Michel Viridiana Palomino V.
Gabriela García V.
Juan Paulo Ramírez Ortíz
Isabel Cristina y Ma. Eugenia (Hnas. De Pedro Aguilar)
Celina Amaral C.
Sergio Ricardo Amaral
Jesús Abundis (Papá de Mago)
Memo Mata
Adriana Shelly
Maribel Ramírez Luévanos
Luz María Cueva Hernández (C. 375)
Ma. Del Rosario Rodríguez Vallarta (C. 375)
Antonio Fabián Márquez
Sr. Cura Gabriel Ramírez Quintana
Amparo Venegas Casas
Ma. Antonia Lemus Ramos

Norma Irene Orozco de Cámara

Sra. Valentina Buenrostro
Ricardo González Castellanos
Familia Castellanos González
Familia Castellanos Magaña
Andrea Camila Galván Torres
Eva Morán De la Torre
Thedy Aida Velasco Hernández
Margarita Calderón Ponce de León
Padre Ricardo de Santo Niño de Atocha
Luis Fernando Montes Sandoval
Emiliano Montes
Lula Pelayo
Nena Enciso
Rigoberto González
Carlos Castellanos
Roxana Lizaola

Si deseas que se pida por algún familiar o conocido enfermo, favor de acudir a nuestro Secretariado.

PRIMER CURSILLO DE LA HISTORIA 71 años !!!

Eduardo Bonnín Aguiló

CALA FIGUERA 1944

 

Cuánta amistad, cuántos testimonios, cuántos encuentros, cuántas palancas, cuántas conversaciones, cuántos alejados acercados, cuánto AMOR….!!!!

Hacemos fiesta hoy, 20 de agosto, unidos a la que se celebra en el Cielo también.

Una fiesta que destaca, desde hace 71 años, el valor y la fe de Eduardo para transmitir, el AMOR de Dios, en la calle, desde el metro cuadrado sobre el que nos movemos en los ambientes en los que el Señor Jesús ha querido situarnos,

para que nadie viva sin saber que Dios le ama.

Para que todos lo sepan…!!!

Eduardo Bonnín, nuestro Fundador, os diría que 71 años invita a muchas cosas. La primera de todas es dar muchas gracias a Dios por las gracias que se ha servido derramar sobre la Comunidad Cursillista de todo el mundo durante todo este tiempo.

La segunda, tener un recuerdo agradecido para todos los que vivieron desviviéndose para que Cristo viviera en todos y que ya están en la Casa del Padre.

Y la tercera, pensar que no está bien lo que pudiera estar mejor.

Cristo se lo merece todo y necesita que los cristianos sintamos el santo orgullo de serlo. Pensad que el Movimiento de Cursillo, no es para que los mejores sean cristianos ni para que los cristianos sean mejores, sino para que los cristianos seamos cristianos.

Cristianos convencidos de nuestra fe y dispuestos a contagiarla con ilusión, con esperanza y con alegría.

Hay que dar al mundo un escándalo de esperanza.

Pensemos que hay demasiado Evangelio para tan poco mundo y que Cristo cuenta con todos nosotros para contagiar la vida de la gracia a muchos más.

Hay que seguir valientes, seguir inquietos, seguir peregrinos de un eterno caminar de santidad. Ser fermento de lo cristiano en el mundo. Ser una comunidad viva que avive muchas cosas.

Amigos, nos unimos en un abrazo que dé la vuelta al mundo, dando gracias al Señor Jesús y a la Virgen del Detalle por el honor de ser CURSILLISTA.

Siempre … De colores!!!.

Arsenio

Eduardo, ruega al Padre por nosotros
Especialmente por tus grandes amigos cursillistas del Mundo

La Burbuja

Vivimos en un mundo lleno de paradojas; una de las quejas más comunes es la nueva forma de comunicarse, y lo más fácil es criticar y culpar niños y jóvenes  por el uso casi ininterrumpido con sus teléfonos portátiles,  lo primero que se escucha  decir es  que no se entiende cómo es posible que pasen tantas horas “texteando” al amigo o familiar que está sentado en la misma habitación, (esto es verdad), esta  “pedrada” basada en hechos reales, tiene ingredientes  que la justifican, aunque no como para calificar de horror tal hecho, porque si levantamos la vista un poco más allá nos encontraremos a los no tan jóvenes mostrándose  fotos y videos de los proyectos de sus vidas y preferencias, (a veces no muy claras), y sentadas alrededor de  la mesa del comedor las abuelas haciendo precisamente lo mismo, casi compitiendo entre ellas con fotos de  nietos y bisnietos.

No importa si los nietos son recién nacidos o si ya peinan canas en barbas,  sienes y bigotes; por supuesto que hay excepciones, siempre hay otro miembro de la tercera edad que como no sabe “manejar” esas tecnologías se hace “El Duro” criticando a niños, jóvenes y adultos y a cuanto ser vivo ve con uno de los nuevos teléfonos, y “se limpia el pecho”, (o por lo menos eso se cree) diciendo que él no se ocupa de tonterías, que lo dejen tranquilo, que él no se entiende con esas cosas, él está “chapado a la antigua” y no le gusta perder el tiempo,  claro que  luego le pregunta a la abuela en privado y usando un tono mucho más bajo: ¿Se sabe algo de  los muchachos?

Es interesante ver con que velocidad y certeza vuelan las comunicaciones, y todo el beneficio que nos proporciona esta tecnología, pero también es interesante observar cómo se habla de comunicación cuando personalmente se da la espalda a una persona o a un grupo determinado de personas, tanto de la familia, como a desconocidos y amigos, pero sobre todo a  aquellos que no comparten ni expresan la misma forma de pensar acerca de algún tema aparentemente en común.

Esta enfermedad ataca a poderosos de rancia aristocracia monárquica, a jefes de gobierno, a empresarios millonarios, a jefes militares y políticos, a hampones de bajo mundo,  a directores y jefes de empresas etc. , pero no es exclusiva de ellos, esta arrogante actitud entra por  poros, mente y corazón de cualquier persona, y  también afecta nuestra iglesia, es mal que no discrimina, nadie está exento de contraerla, laico u ordenado, es conocido el caso de algunos líderes que con su forma de vivir alejan de Dios a los no pocos  que de buena fe esperan que “se note” lo Cristiano que predican.

El cristiano que vive su fe, (o que dice que la vive) y que dice estar cerca de Cristo tiene que cuidarse de este enemigo no vaya a ser que esté invadido hasta los huesos y metido dentro de una burbuja donde solo caben aquellos que están autorizados, aquellos que “le caen bien” a los líderes  de turno, por supuesto afines y/o sumisos a los más encumbrados, sean ordenados o laicos, se puede  caer en la trampa del maligno, y puede ser que solamente se ocupe de mostrar la tecnología de su teléfono a quienes están sentados en la habitación en que se encuentra, y alejando a los que están “fuera de la burbuja” usando la misma frase que dijo aquel que abordó  el ómnibus en la primera hora y dijo: “Estamos completos, estamos llenos, aquí no cabe más nadie”.

Sería muy saludable romper la burbuja, compartir con los demás, con ésos que cuesta trabajo porque viven otras circunstancias, con el prójimo alejado de la fe, también hijo de Dios, con los más posibles, respirar juntos el aire que respiran, vivir con la normalidad de Cristo, sin encierro, sin privilegios para los que “cumplen” el precepto dominical; ni para los que viven en burbujas.

Sería muy saludable hacer un buen examen de conciencia, un párate y reflexiona, detectar lo que está bien, lo que está mal, lo que está y lo que no está, lo que sobra y lo que falta y con honestidad arreglarlo.

¿Vivo en una burbuja o soy fermento evangélico del ambiente en que vivo?

De Colores.
Ángel Delgado
Miami, Florida

Agosto 2, 2015