Archivo por meses: marzo 2014

Estudio del Carisma

De la página del Organismo Mundial de Cursillos de Cristiandad http://www.orgmcc.org/ 

Estudio del Carisma

La Iglesia ha reconocido formalmente el propio carisma del Movimiento de Cursillos, que lo caracteriza, identifica y lo distingue de otros movimientos, asociaciones y comunidades de la Iglesia.

Definición del Carisma según el Catecismo

“Extraordinarios o sencillos y humildes, los carismas son gracias del Espíritu Santo, que tienen directa o indirectamente una utilidad eclesial; los carismas están ordenados a la edificación de la Iglesia, al bien de los hombres y a las necesidades del mundo.” (Catecismo, 799)

“Los carismas se han de acoger con reconocimiento por el que los recibe, y también por todos los miembros de la Iglesia.” (Catecismo, 800).

“En efecto, son una maravillosa riqueza de gracia para la vitalidad apostólica y para la santidad de todo el Cuerpo de Cristo; los carismas constituyen tal riqueza siempre que se trate de dones que provienen verdaderamente del Espíritu Santo y que se ejerzan de modo plenamente conforme a los impulsos auténticos de este mismo Espíritu, es decir, según la caridad, verdadera medida de los carismas (cf. 1 Co 13)» (Catecismo, 800).

Del Carisma al Movimiento

“Por su propia naturaleza, los carismas son comunicativos, y suscitan la« afinidad espiritual entre las personas “y que la amistad en Cristo, que es el origen de los” movimientos “. El paso del carisma originario al movimiento ocurre por el misterioso atractivo que el el fundador es válido para todos aquellos que se involucren en su experiencia espiritual … “extraer de la dirección del Papa Juan Pablo II con el Movimiento Eclesial

Hacer click acá para leer el comunicado de Juan Pablo II

Estudio del Carisma

Lo que se pretende con este trabajo es tratar de llegar a todo lector que quiera conocer “la” verdad del Carisma de los “Cursillos de Cristiandad”, ya que fue inspirado por el Espíritu Santo. Se trata de una exposición esquemática de los hechos y acontecimientos que se produjeron, y por estar vinculados y unidos, componen un “eco” de nuestro Señor Jesucristo en ese momento y lugar, que todavía hoy perdura como el Movimiento de Cursillos de Cristiandad.

Hacer Click acá para descargar el documento completo del Estudio del Carisma

 

Estudio del Carisma

Escuchando a lo que nuestros Papas piden, a partir del viernes 14 de marzo nuestro movimiento ha comenzado a estudiar nuestro Carisma. Por esta razón comparto este artículo escrito hace algunos años. Buena lectura amigos.

Carisma Fundacional
Por Carlos Muñoz

El Carisma es un don de Dios. La Iglesia tiene muchos carismas, tantos como el número de persona que la componen. Carismas reconocidos tiene muchos según los archivos del Vaticano. San Pablo define Carisma como: “dones espirituales que Dios da a quien quiere, para beneficio de la comunidad y que es reconocido por la jerarquía”.

Requisitos del Carisma:
1. Don de Dios
2. Concedido a una o varias personas
3. Es un beneficio o regalo para la comunidad
4. Reconocido por la jerarquía

Características
1. Inmutabilidad
Un carisma no se puede cambiar, alterar o modificar porque si no, ya no es el mismo.
2. Fidelidad
Para comenzar éste carisma no le pertenece al que lo administra, puesto que es un regalo que el Espíritu Santo da a quien quiere, ha de ser cuidada por cada uno como Don de Dios.
Las personas que siguen un carisma deben de ser fieles a éste para lograr la finalidad que se propone.
Las personas que siguen un carisma serán como los custodios, los administradores, los guardianes.
Para lograr mantenerse fieles al carisma de fundación y guardarlo como comenzó, es necesario conocer el carisma en su qué, quién, cómo, por qué y para qué. Y no basta conocerlo sino que es necesario entenderlo, asimilarlo y vivirlo.
Los administradores deben preguntarse: ¿Estoy administrando bien lo que se me ha entregado? ¿Estoy siendo fiel y juicioso en la administración de los bienes que pertenecen a otra Persona? ¿Reconozco que el Señor me ha llamado para ser responsable y rendirle cuenta por los bienes que Él me ha dado para cuidar? ¿Estoy siendo obediente a Él con lo que me pidió?
Requisitos del Carisma de Cursillos
1. Don de Dios
Para el Movimiento de Cursillos es en su base en Carisma, el mismo don originario que los demás otros movimientos y grupos de la Iglesia tienen, cada uno con su expresión particular.
Desde hace tiempo para facilitarme el entendimiento del Carisma me hice una imagen mental, “el Espíritu Santo se acerca al oído de Eduardo y le dice: ve y dile a todos tus amigos, de preferencia a los alejados, que Dios en Cristo les ama”.

2. Concedido a una persona
Después de leer y estudiar varios libros, compartir con amigos conocedores del tema, haber tenido la oportunidad de compartir con Eduardo varias veces y pedirle que me cuente la historia, he comprendido que fue a él que el Espíritu Santo le entregó el Carisma. Por todos lados siempre el denominador común de éste tema es Eduardo Bonnín. Por ejemplo:

Estatuto del OMCC
Artículo 3: De este grupo de iniciadores tuvieron parte muy importante sobre todo laicos guiados por Eduardo Bonnín Aguiló, además de varios pastores, entre los que se encontraban el entonces Obispo de Mallorca, Mons. Juan Hervás Benet y Mons. Sebastián Gayá Riera.

Libro “Pequeñas Historias” de don Juan Capo dice:
La vigilia de Pont D´Inca
En la Vigilia de Santiago de 1948… Fue a propósito de esta intervención cuando Eduardo Bonnín se puso en contacto conmigo, y una tarde en la Indiotería, donde entonces vivía mi familia, me expuso su pensamiento y por primera vez charlamos juntos. Página 13

¿Otros nombres?
No hay duda que existieron. Los más conocidos. Eduardo, el nombre a secas lo califica sin ambigüedad posible. Es muy pronto para intentar un análisis sintético de su personalidad tan rica y compleja como difícil. Le ha caracterizado siempre un afán obsesivo, que nace de su convicción profunda de influir estratégicamente, siempre de una forma indirecta…. Alargaría demasiado si me entretuviera en anécdotas que le muestren influyendo de las maneras más impensadas en los que debían decidir. Incasable y tenaz. Página 14

Eduardo
La verdadera autoría de los Cursillos
“Todas estas sinceridades que siguen y que me creo en el deber de tener que expresar para que todo quede lo más claro posible, no lo hago en plan de querer ser protagonista, pues siempre que se me han pedido dijera quien era el autor de todo, he dicho categóricamente que era el Espíritu Santo, pero cuando se me ha preguntado quién hizo la estructura, quién recopiló las anécdotas, quién hizo los rollos seglares, quién ideó la Reunión de Grupo y la Ultreya, para no mentir, he tenido que decir que era yo”. Párrafo 8, Mi testamento espiritual

3. Es un beneficio o regalo para la comunidad
Todos sabemos que la gran comunidad eclesial se ha beneficiado con este Carisma.
A partir del Cursillo de Cala Figuera, Mallorca 1944, donde básicamente se dieron los rollos que hasta el día de hoy se dan en Mallorca, se han reiterado en muchas partes del mundo. En 1953 el primer Cursillo en Colombia, también se dieron en Valencia, España, EEUU 1957, 1963 Canadá y Miami, 1958 en Lomas de Zamora, Argentina, Guatemala 1962 y el más reciente en América latina en Cuba 1998 y Oceanía en Samoa Americana en 2009 son algunos de los lugares donde se dan Cursillos.

4. Reconocido por la jerarquía
En 1949, en la Asamblea de Acción Católica, Monseñor Hervas dijo: “Yo a los Cursillos de Cristiandad nos los bendigo con una mano, sino con las dos”. EB Aprendiz de cristiano pág. 36.
Pablo VI el 14 de diciembre de 1963, nombró a San Pablo apóstol como su patrón. Poco después se celebró la primera Ultreya Mundial en Roma (1966), con 4.000 participantes, en señal de agradecimiento y comunión con el Papa. Wikipedia

Monseñor Paul Josef Cordes en 1998 hace una entrevista a los fundadores y líderes de los movimientos, del libro “Signos de Esperanza – Retrato de siete movimientos eclesiales”, en el que aparece Eduardo Bonnín por el MCC.
Juan Pablo II el 29 de julio de 2000, en su discurso a los participantes a la III Ultreya Mundial en Roma dice: “Queridos hermanos y hermanas, sed testigos intrépidos del “servicio a la verdad” y trabajad sin descanso con la “fuerza de la comunión”.

Evolución del Carisma
El Cursillo no fue algo que cayó del cielo como un meteorito. Tuvo una evolución progresiva, sobre todo en la vida de Eduardo Bonnín. El Papa Pío XI en 1922 funda Acción Católica con la finalidad de anunciar la buena nueva al mundo. Años después Eduardo lee esta encíclica y se da cuenta que en lugar de ir al mundo, lo cristiiano muchas veces se reduce a algo parroquial.

La milicia
Su estadía en el servicio militar, La mili, como él la llama, le produce un contraste muy fuerte en su vida. Dice Eduardo: “La idea primigenia y germinal de Cursillos nació del choque que se produjo en mí, al enfrentarse en mi persona la educación que había recibido del ambiente que siempre había respirado en el hogar familiar, con el que se vivía en el cuartel, cuando me incorporé, a mis 18 años, al servicio militar, que duró 9 años, y donde, fui soldado de 2ª, y no de Servicios auxiliares, sino como todos los demás.” Párrafo 4-1 Mi testamento espiritual.

 

Autores en la cresta de la ola
Sigue diciendo en el mismo párrafo: “La lectura los libros cuyos autores en aquel entonces estaban en la cresta de la ola de lo cristiano; Hugo Rahner, Karl Rahner, el P. Plus, los esposos Jacques y Raïssa Maritain, Karl Roggers, Maslow, Leon Bloy, Van der Meer de Malcheren, Rene Schwob, Gustavo Thibon, Erich Fromm, Jaques Leclerc, etc.”
“Pensadores que en aquel momento estaban… avalaban de una u otra manera la igualdad de los hombres ante Dios. Ahí empezaba a despegar la parte seglar del método”. EB Aprendiz de cristiano pág. 32.

Discurso a los párrocos y cuaresmeros de Roma
Así las cosas, llegó a mis manos un libro titulado “S.S. Pio XII y la Acción Católica”, y en la pág. 45, núm. 59, leí, donde dice textualmente, “De este doble aspecto de Su pueblo, es deber del párroco formarse una rápida y ágil mirada un cuadro claro y minuciosamente detallado, diríamos topográficamente, calle por calle, es decir, por un lado, de la población fiel y señaladamente de sus miembros más elegidos, de los que pudiera sacar los elementos para promover la Acción Católica; y por el otro, de los grupos que se han alejado de la práctica de la vida cristiana. También éstas son ovejas pertenecientes a la parroquia, ovejas descarriadas; y también de éstas y aún de ellas particularmente, sois guardianes responsables, dilectísimos hijos; y como buenos pastores no debéis esquivar trabajo ni esfuerzo para buscarlas, para ganarlas de nuevo, ni concederos reposo hasta que todas encuentren asilo, vida y alegría en el retorno al redil de Jesucristo”. (Discurso a los párrocos y cuaresmeros de Roma, el 6 de Febrero de 1940).

El Estudio del Ambiente
Eduardo nos cuenta que cuando finalmente fue al segundo cursillo de Jefes de Peregrino que se dio en Mallorca, descubrió algunas deficiencias y aspectos que a él no le gustaban. Por ejemplo cuando dice: “Entendíamos que no era solamente para ir a Santiago para lo que había de preparar a los asistentes, sino para la vida. No eran católicos en peregrinación sino cristianos en el mundo, en su ambiente diario, lo que teníamos que conseguir.”
Se reunían para estudiar las ideas que querían comunicar y las personas a quienes querían hacer llegar el mensaje de la manera más personal posible. Profundizaron en grupo en el estudio del ambiente. Reflexionaron como eran las personas: “las catalogamos mentalmente en grupos, empezando por los cristianos coherentes, auténticos, prácticos, que piensan y obran como católicos, hasta llegar a los ateos intelectuales”. EB aprendiz de cristiano, pág. 32

Encontraron obstáculos con lo heterogéneo del método. El mensaje debía ser para todos en general reunidos en un mismo lugar. Esto exigía en ellos una actitud compasiva hacia el neo convertido. Debían tener cuidado que no sintieran mucho el choque entre su espíritu desbordante e incontenible contra la rigidez petrificada de la costumbre. Aspecto que hoy en día les cuesta a muchos esta realidad cuando estamos tratando con alejados de la práctica religiosa. En mi vida de cursillista, habiendo sido un alejado, he chocado con los cursillistas antiguos, que algunos olvidando que eran alejados y ahora están tan cercanos a “la práctica religiosa”, miran las cosas radicalmente de otra manera.
Dice Eduardo: “El espíritu del Cursillo no es otra cosa que la sustancia del Evangelio llevada a la realidad de muchas vidas; a veces irrumpe en la persona con un ímpetu efervescente que no siempre ha sido fácil embridar, pero que posee toda la fuerza de una generosidad irrumpente que impresiona, hoy como entonces, cuando el cursillo no es sofocado a fuerza de normas y procedimientos burocráticos”. EB aprendiz de cristiano, pág. 33.

El apostolado del cursillista
Todo cursillista cuando se encuentra por primera vez con el Señor cambia su vida. Es un encuentro con lo trascendente que tiene dentro de sí mismo. Es el encuentro “consigo mismo” en el primer día de cursillo.
Se descubre que es persona y que es importante para Dios porque Él lo ama a pesar de todas sus imperfecciones. Este encuentro lo predispone a los otros dos encuentros: con Cristo y con los demás.
“Este es el apostolado que pretende Eduardo en el Carisma Fundacional, que cuando La Persona se encuentre con el Espíritu de Dios en su libertad verdadera, éste lo lleve a donde sea, sin encuadramientos ó encajonamientos, ni del Movimiento, ni de la Jerarquía, ni de la Reunión de Grupo, ni de nadie que no sea el Cristo de su interioridad y de su intimidad”. Carisma Fundacional e Ideas Fundamentales del MCC de Luis Reyes Larios.

Escuché de Arsenio Pachón, cursillista residente en Mallorca, que “el apostolado del cursillista es la vocación de ponerse al servicio de los demás”. Viendo todo esto con ojos de hoy en una sociedad individualista, con una psicología umbilical, es muy difícil ver a personas que están al servicio de los demás. Algunas veces porque se recibe un salario, otras veces porque se respeta y ama a la persona o filantropía. Leemos en el diccionario: “el término filantropía designa, en general, el amor al género humano y a todo lo que a la humanidad respecta, particularmente en una forma constructiva expresada en la ayuda desinteresada a los demás”.
Nosotros los cursillistas cuando nos ponemos al servicio de los demás es porque el Espíritu de Dios nos anima. Es por Él que hacemos lo que hacemos.

Conclusión
Cada vez que profundizo en el estudio del Carisma de nuestro querido movimiento mejor comprendo que cumple con los requisitos y que es aprobado por la jerarquía de la Iglesia. Comprendo mejor que tuvo una evolución comprensiva en el tiempo y que no fue recibido por Eduardo como algo caído del cielo.
Que el conocer su historia, sus raíces, sus principios me ayudan a conocer a Eduardo como persona y como dirigente fundador de este movimiento. Conociendo a Eduardo como persona y sus características, comprendo también las características impregnadas en su personalidad y en la del Movimiento. Características: PERSONA, LIBERTAD, AMOR, AMISTAD, CONVICCIÓN, SINCERIDAD, CRITERIO, VIDA, NORMALIDAD y ALEGRÍA.
Estoy seguro que como administrador de este Carisma debo de profundizar en su conocimiento. No puedo estar como guardián de algo que no conozco. Pero conociéndolo puedo ser más eficaz cumpliendo con su finalidad.

De Colores…

A gusto con Dios

La escena es cautivadora. Cansado del camino, Jesús se sienta junto al manantial de Jacob. Pronto llega una mujer a sacar agua. Pertenece a un pueblo semipagano, despreciado por los judíos. Con toda espontaneidad, Jesús inicia el diálogo. No sabe mirar a nadie con desprecio, sino con ternura grande. “Mujer, dame de beber”.

La mujer queda sorprendida. ¿Cómo se atreve a entrar en contacto con una samaritana? ¿cómo se rebaja a hablar con una mujer desconocida?. Las palabras de Jesús la sorprenderán todavía más: “Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, le pedirías tú, y él te daría del agua de la vida”.

Son muchas las personas que, a lo largo de estos años, se han ido alejando de Dios, sin apenas advertir lo que realmente estaba ocurriendo en su interior. Hoy Dios les resulta un “ser extraño”. Todo lo que está relacionado con él, les parece vacío y sin sentido: un mundo infantil, cada vez más lejano.

Los entiendo. Sé lo que pueden sentir. También yo me he ido alejando poco a poco de aquel “Dios de mi infancia” que despertaba dentro de mí tantos miedos desazón y malestar. Probablemente, sin Jesús nunca me hubiera encontrado con un Dios que hoy es para mí un Misterio de bondad: una presencia amistosa y acogedora en quien puedo confiar siempre.

Nunca me ha atraído la tarea de verificar mi fe con pruebas científicas: creo que es un error tratar el misterio de Dios como si fuera un objeto de laboratorio. Tampoco los dogmas religiosos me han ayudado a encontrarme con Dios. Sencillamente me he dejado conducir por una confianza en Jesús que ha ido creciendo con los años.

No sabría decir exactamente cómo se sostiene hoy mi fe en medio de una crisis religiosa que me sacude también a mí como a todos. Solo diría que Jesús me ha traído a vivir la fe en Dios de manera sencilla desde el fondo de mi ser. Si yo escucho, Dios no se calla. Si yo me abro, él no se encierra. Si yo me confío, él me acoge. Si yo me entrego, él me sostiene. Si yo me hundo, él me levanta.

Creo que la experiencia primera y más importante es encontrarnos a gusto con Dios porque lo percibimos como una “presencia salvadora”. Cuando una persona sabe lo que es vivir a gusto con Dios porque, a pesar de nuestra mediocridad, nuestros errores y egoísmos, él nos acoge tal como somos, y nos impulsa a enfrentarnos a la vida con paz, difícilmente abandonará la fe. Muchas personas están hoy abandonando a Dios antes de haberlo conocido. Si conocieran la experiencia de Dios que Jesús contagia, lo buscarían.

José Antonio Pagola

23 de marzo de 2014
3 Cuaresma(A)
Juan 4, 5-42

Lo que nadie ha contado hasta ahora de la sorprendente vida desconocida de Bergoglio

Lo que nadie ha contado hasta ahora de la sorprendente vida desconocida de Bergoglio

El cardenal Bergoglio en el metro de Buenos Aires

Actualizado 18 marzo 2014

La elección de Jorge Mario Bergoglio como Papa y la impronta que está dejando su personalidad en la Iglesia han desvelado al mundo un hombre de carisma pocas veces visto.

El periodista argentino Armando Rubén Puente ahonda en los orígenes de su personalidad y formación y nos acerca a momentos decisivos, pero aún poco conocidos, en la vida de Francisco. Verdaderas historias inéditas de su vida “oculta” contadas en el libro La vida oculta de Bergoglio (LibrosLibres).

Incógnitas de su “destierro” que se resuelven…
Uno de los misterios que ha rodeado la vida del nuevo Papa Francisco han sido los años que pasó “oculto” en la provincia de Córdoba (Argentina). Bergoglio padeció en Córdoba una grave y prolongada crisis interior.

Armando Rubén Puente desvela lo que le pasó en ese “destierro” en Córdoba tras dejar de ser Provincial para Argentina de la Compañía de Jesús:

«Al cumplir sus 52 años Bergoglio se vio confinado, tuvo, como él dice, “un momento de gran crisis interior estando en Córdoba”. Una crisis distinta de la de su juventud, motivada por las lecturas marxistas que le daba su jefa de laboratorio, que estuvo a punto de poner a prueba sus creencias, o de la que tuvo al regresar de Santiago de Chile y enamorarse. Una crisis más grave.
Entonces recordó lo que decía San Ignacio de Loyola: “Dado por supuesto que en la desolación no debemos cambiar los primeros propósitos, aprovecha mucho reaccionar intensamente contra la misma desolación como, por ejemplo, insistir más en la oración y meditación, en examinarse mucho, y en alargarnos en algún modo conveniente de hacer penitencia”.

Muchas horas delante del Santísimo
»En la habitación que se le había asignado en la residencia, la número 5 y en la capilla, ante el Santísimo, pasó muchas horas recordando su infancia, sus padres y sus abuelos inmigrantes.

»”No quería más que dedicarse a orar y pensamos que estaba medio enfermo”, dice el padre Carlos Carranza. El padre Jose Antonio Sojo, director de la residencia, preocupado y sabiendo que dormía poco y mal, le ofreció cambiarlo de habitación a una interior, para que no le molestara el ruido de la calle y pudiera descansar, pero Bergoglio no quiso.

Preocupación por la salud del Padre Bergoglio
»”Yo tengo un hermano jesuita, Pablo, y frecuentaba mucho la casa de la Compañía, atendiendo a los sacerdotes que estaban enfermos”, dice la doctora Selva Tissera. “Estaba preocupada por la salud y estado emocional del padre Bergoglio y por eso le traje de México una medalla de la Virgen de Guadalupe, que compré cuando visité el santuario de la Patrona de América. Cuando se la di, Bergoglio se emocionó al punto de que se le empañaron los ojos y se la colgó al cuello”.

Un corazón dolido… necesitado de perdonar
»Jorge Bergoglio sabía que su problema era “que tenía el corazón dolido, herido, rencoroso, incapaz de perdonar”.

»Sabía que “hay cosas que no se pueden borrar y que perdonar es mirarlas desde otra óptica, redimensionar la ofensa, esa llaga”, que “el fundamento de todo perdón es imitar a Dios”, que “aunque no podamos disimular o pasar por alto una ofensa, como hace Él en su perfección y santidad infinita, lo que si podemos es dejar pasar un poco el tiempo, aguantar el dolor, padecer con paciencia la ofensa, el agravio, la injusticia, hasta que llegue el momento en que —con la ayuda de Dios— mudemos el corazón, cambiemos el corazón de piedra en uno de carne, como dice el profeta Ezequiel, como Dios quiere. Es un trabajo que solo Él puede hacer en la medida que uno se ponga a tiro, con ese esfuerzo ascético de pedir perdón, de reconocer mis culpas, que había fallado, en lugar de intentar cobrar las cosas que podían haberme hecho”.

»Como ha repetido muchas veces “Dios nos perdona, nos asegura que puede sacarnos de la trampa en la que hemos caído, estamos enredados, por nuestra falta, error o pecado, Dios nunca se cansa de perdonarnos, pero nosotros nos cansamos de pedir su perdón, de recibir su perdón y de perdonar”.

Sentía que estaba en el exilio
»Bergoglio sentía que estaba en el exilio hasta que se dio cuenta de que era “una mala nostalgia, en la que se retrotrae a los ajos y las cebollas de Egipto, se vuelve atrás y se pierde la esperanza, una mala nostalgia fundada en la recuperación romántica de la memoria, transformada en recuerdo”.

»”Todos queremos volver a un tiempo de nuestro pasado y rehacerlo, pero no se puede. Desde joven la vida me puso en cargos de gobierno; recién ordenado sacerdote fui designado maestro de novicios y dos años después provincial2.

Confesor durante dos años
»”Durante dos años fui confesor en la residencia de Córdoba, que está en pleno centro, al lado de la universidad. Ahí se confiesan los profesores, los estudiantes universitarios y gente de los barrios, que cuando va a hacer alguna cosa en el centro aprovecha para confesarse, porque el cura de su parroquia no tiene tiempo el domingo porque tiene que decir muchas misas. Noté que entre ellos había gente que se confesaba bien, es decir que no perdía tiempo en digresiones, sino que decía lo que tenía que decir. Jamás decía una cosa que no fuera un pecado. No alardeaba. Hablaba con mucha humildad. Un día le pregunté a una de esas personas de donde era. Y era del Valle de Traslasierra. La memoria de cómo enseñaba el cura Brochero que debía hacerse seguía viva casi un siglo después de que les diera las catequesis. La piedad popular se me manifestaba como la memoria de un pueblo interpretada en un esquema deuteronómico”.

»En los dos años dedicado casi exclusivamente a meditar, orar y confesar, Bergoglio experimentó la misericordia y conoció los grandes sufrimientos de muchos que acudían confesarse, mujeres que habían abortado, prostitutas, y otras muchas personas castigadas por circunstancias de la vida. Conoció un mundo distinto a aquel en el que se había movido durante veinte años y tuvo que aprender una pastoral diferente.

Un corazón en paz para no maltratar a los fieles
»Para confesar —dijo años después— se requiere que “el corazón del sacerdote esté en paz que no maltrate a los fieles, que sea humilde benevolente y misericordioso; que sepa cómo sembrar esperanza en el corazón y, sobre todo, que sea consciente de que el hermano o la hermana que se acerca al sacramento de la reconciliación busca el perdón y lo hace cómo hacían tantas personas con Jesús: para que les cure”.

Una grave y prolongada crisi interior
»Como sabemos, él lo ha dicho, Bergoglio padeció en Córdoba una grave y prolongada crisis interior, en la que probablemente pensaba cuando en unos Ejercicios Espirituales que dio en La Plata en 1990 dijo hablando del hombre que padece una doble soledad: “Por una parte siente la soledad respecto a los demás hombres, es un extraño en el camino. Por otra parte le es dado saborear la amargura de la soledad ante Dios. Está doblemente marginado de Dios y de los hombres y a la vez no puede prescindir ni de Dios, porque lo busca y se siente buscado por él, ni de los hombres porque su misión lo pone en servicio de sus hermanos a quienes busca amar como a sí mismo”.

Siguiendo a San Ignacio
»En otro momento recordó la exhortación de San Ignacio que dice a sus jesuitas: “El que está en desolación trabaje de estar en paciencia, que es contraria a las vejaciones que le vienen y piense que será pronto consolado”.

Transitar la vida con paciencia…
»”Jesús entró. A veces la vida nos lleva no a hacer sino a padecer, soportando, sobrellevando, nuestras limitaciones y las de los demás. Transitar la paciencia es dejar que el tiempo paute y amase nuestra vida. Debemos transitar en paciencia, sobre todo ante el fracaso y el pecado, cuando nos damos cuenta de que quebramos nuestro propio límite. Es un claudicar de la pretensión de querer solucionarlo todo. Hay que hacer un esfuerzo, pero en-tendiendo que uno no lo puedo todo. Hay que relativizar la mística de la eficacia. La paciencia cristiana no es quietista o pasiva, sino implica soportar, soportar, sobrellevar en los hombros la historia”.

Lo calumniaron y murmuraron contra él
»La paciencia es una virtud buscada por Bergoglio, que se apoya en ella en muchas ocasiones de su vida, cuando fue juzgado temerariamente, lo calumniaron y murmuraron contra él, le cerraron puertas, le levantaron obstáculos .

De Provincial a marginado…
»Después de haber iniciado a los 36 años su carrera como el más joven de los provinciales de la Compañía, se había convertido en un marginado, un exiliado, un desterrado. En esos años oscuros “hizo su master como pastor, que fueron clave para la formación de ese corazón de pastor que lo ha convertido en un líder espiritual tan distinto a otros y tan cercano a la gente” dice E. Himitian.

Con el Papa Francisco los laicos no podemos seguir como si nada pasara, dice autoridad vaticana

20140315-192601.jpg
BUENOS AIRES, 14 Mar. 14 / 03:09 am (ACI/EWTN Noticias).- “La elección de Francisco es un hecho que tiene una carga interpelante para nosotros, porque el hecho de que el Papa venga de América Latina no es sólo motivo de legítimo orgullo”, señaló el Secretario de la Pontificia Comisión para América Latina (CAL), Guzmán Carriquiry Lecour, y subrayó que “no podemos seguir viviendo como si nada de nada hubiera acontecido”.

Carriquiry destacó que la elección del Santo Padre “¡también recarga a los pastores y a los laicos de nuevas exigencias y nuevas responsabilidades! La providencia de Dios pone a la Iglesia en América Latina y a los pueblos de estas latitudes en una nueva prueba, y tenemos que estar al nivel de las exigencias”, además el “papel de los laicos es insustituible allí donde hay que transformar las estructuras y ordenarlas según el Evangelio”.

La autoridad vaticana que visita la ciudad de Buenos Aires (Argentina) para hablar de la exhortación apostólica Evangelii Gaudium y los desafíos que afronta el continente, sostuvo en una entrevista a la Agencia AICA que según su análisis el Pontífice pide a los católicos “a tomarse en serio la verdad y la belleza de la experiencia cristiana”.

“La primera pregunta que tenemos que hacernos, si consideramos este hecho inédito y muy en serio, es: ¿qué es lo que Dios me está mostrando, diciendo y pidiendo?, ¿qué quiere Él que cambie en la vida comunitaria y en mi vida personal? Es una pregunta que tienen que hacerse los pastores obispos, los pastores sacerdotes y los laicos”, reflexionó Carriquiry.

Al enfatizar el deseo del Papa con los laicos, dijo que “los quiere mucho más copartícipes de toda la vida y la misión de la Iglesia; los quiere que crezcan como discípulos y vuelquen su testimonio y anuncio como discípulos misioneros, que son el sujeto fundamental que los obispos tuvieron presente en Aparecida, y a quienes el Papa les dirige las grandes directivas de la exhortación apostólica Evangelii Gaudium”.

Explicó que el Santo Padre desea también que los laicos tengan participación en los consejos pastorales parroquiales y diocesanos pero sobre todo “quiere que sean protagonistas en aquellos lugares donde está la vida y el destino de las personas, las familias y los pueblos. Quiere que vayamos al encuentro de las periferias de la sociedad y de la existencia”.

El Papa “está llamando a un radicalismo cristiano. En su lenguaje muy especial, de vez en cuando nos va castigando con la referencia a los cristianos tibios, mediocres, sin esperanza, derrotistas, o de pastelería. Pero al mismo tiempo nos está llamando a asumir el cristianismo con todo el radicalismo que eso implica, en el contexto de una sociedad que se está descristianizando”.

Carriquiry resaltó lo dicho agregando que es por eso que el pontífice “le dice a los jóvenes tan a menudo que remen a contracorriente, pero al mismo tiempo es un signo de la inaudita novedad del Evangelio de siempre”.

“Muchas veces, no sólo los sacerdotes son excesivamente clericales, sino a veces los laicos lo son más aún. Por eso creo que ha habido una desproporción entre los muchos laicos que trabajan, colaboran y sostienen muchos ministerios, y aquellos escasos laicos que coherentemente con su fe están abriendo caminos del Evangelio en el campo de la política, de la economía, de la cultura, del sindicato, de la universidad y los medios de comunicación”, expresó.

Al ser consultado si más laicos asumirán cargos dentro de la Iglesia, Carriquiry respondió que “ojalá” y añadió “ciertamente va a haber más laicos que asuman responsabilidades importantes en el seno de la Curia Romana. Eso servirá como testimonio que invite a los obispos, a las conferencias episcopales y a las Iglesias diocesanas a tener en cuenta una coparticipación responsable de los laicos en la vida misma de la Iglesia y su construcción”.

“No solo habrá laicos varones; también se necesitan laicas mujeres. La Iglesia necesita que el genio femenino se exprese también en todos los niveles de la Iglesia donde sea posible. Pienso que es el pueblo de Dios que tiene que crecer en la corresponsabilidad de todos sus miembros, que son miembros del Cuerpo de Cristo”, subrayó.

En cuanto al papel de los Obispos manifestó que el Papa dice que los pastores “irán delante de su Pueblo iluminando los caminos; también atrás, acompañando a los rezagados, y en el medio acompañando los anhelos, sufrimientos y esperanzas mientras se anuncia el Evangelio de Jesucristo. Creo que vamos a tener muchos signos en estos pontificados de reconocimiento y de aliento a ese protagonismo de los laicos en la vida de la Iglesia”.

Reflexionó que el Santo Padre está mostrando lo que quiere en concreto para los latinoamericanos, y es “un salto de calidad en nuestra fe, que tiene que ser anunciada desde una mucho mayor proximidad, familiaridad y compenetración afectiva, que solo lo da el amor con la vida del propio pueblo, a la escucha de sus clamores, de sus necesidades, de sus problemas”, y enfatizó “eso es lo que está pidiendo especialmente a los pastores”.

Afirmó que el Pontífice siempre pide la conversión personal y después pide conversión pastoral, es decir, “superar toda autorreferencialidad, todo ensimismamiento y salir de nuestras capillas lucientes para compartir el Evangelio con nuestro pueblo. Quiere una conversión de nuestras estructuras, que si no se volverán caducas”.

“Finalmente, nos pide una conversión misionera: el Papa nos llama a la conversión y el anuncio en las periferias societarias y existenciales”, puntualizó.
Carriquiry comentó que el Santo Padre sabiendo que visitaría Argentina le auguró un “buen viaje por el Río de la Plata” y él a su regreso le contará lo que escuchó y vivió en el país gaucho.

Además señaló que al ser el Pontífice un referente para los argentinos, la “atracción al Papa debe transformarse, si aún no es así, en un redescubrimiento de la belleza de ser cristianos”.

“Francisco nos conduce a eso: lo que más quiere para la Argentina es que los argentinos, uno a uno, se reencuentren con Cristo. ¡Que el Pueblo argentino se reencuentre con Cristo en lo mejor de su tradición y sea la piedra angular para la construcción de una nueva Argentina!”, finalizó.