Archivo de la etiqueta: Francisco Forteza

L I B E R T A D

Pista de Despegue

  • Sólo en la libertad el hombre se refleja su calidad de persona.
  • Amar, es hacer posible la libertad del otro.
  • La felicidad: ser tú mismo.
  • Los que siguen los consejos, difícilmente consiguen ser aceptados por los que no ansían conocer el por qué de los preceptos (aunque los cumplan).
  • La libertad, es el derecho a ser veraz.
  • A la persona si alguien intenta motivarla desde fuera, no hace más que despersonalizarla. Si alguien acierta a descubrirle y despertarle su verdadera motivación interior, le ayuda a que vaya siendo persona, a que se sienta alegre por ir siéndolo, y a que tenga el buen gusto ilusionado de ir ejerciendo con lucidez sus cualidades, siempre en un desarrollo constante hacia la plenitud.
  • Muchos se oponen a las exigencias de la verdad por creerlas opuestas a las exigencias que sienten de felicidad.
  • La realidad de que “Dios me ama” impulsa a las personas, desde sí mismas. Los acontecimientos y las cosas hacia su más radical originalidad, hacia su más dinámica creatividad y hacia su más desbordante plenitud.

Ponencia Nº 2

Voy ha intentar comunicarme de tal forma con vosotros sobre un tema importante para que al final de este rato quede claro uno de los temas, básicos y fundamentales, de la vida de las personas y que desconocemos.

Se me dió el tema “Libertad”, quizá porque es uno de los temas fundamentales de mi vida, aunque parezca contradictorio por mi situación personal de ser sacerdote.

Yo he descubierto dentro del cristianismo la necesidad y la posibilidad de ser libre y ese es el tema que me han dado y también es el tema de uno de mis libros. También tengo que decir que, sin darme cuenta, llevo escritos más de quince libros ya. Y digo sin darme cuenta porque no ha sido ni mi interés ni mi ilusión. Simplemente os confieso que cuando a los veintitantos años me encontré siendo sacerdote pensé que había fracasado en mi existencia, porque ni era lo que yo buscaba ni era la Iglesia que yo esperaba. Es como cuando uno se casa y se ha equivocado de mujer, entonces yo creo que me equivoqué de mujer, pero después he tenido que rehacer mi vida. En uno de mis libros escribí que la Iglesia es una prostituta, pero una prostituta que anuncia la verdad. No es frase mía pero sí de un santo del siglo III.

Digamos que yo estoy casado con la Iglesia y a pesar de eso me considero que tengo la necesidad de predicar el Evangelio de Jesús con la misma libertad que lo hizo Él y, si algo podemos decir, es que ha iniciado en este mundo, aunque no se ponga en práctica casi nunca, es precisamente la doctrina de la libertad de las almas, la libertad de las conciencias. Continue reading “L I B E R T A D” »

Algo más sobre Persona

Leyendo un poco el libro ESENCIAS, Nervio Ideológico y Teológico de los Cursillos de Cristiandad de mi amigo Marco Antonio (Toty) Rosales Valdes encontré estas citas que me ayudan a comprender mejor mi ser Persona.

PERSONA.
Persona es quien se sabe a si mismo capaz de amar y digno de ser amado; quien se sabe limitado, condicionado y parte de un Todo, integrante de ese Todo, a su altura y valor, capaz por tanto de esa plenitud a escala humana que llamamos felicidad. Persona es quien sabe que esa felicidad, solamente la bordea y alcanza, si acierta a transmitir en onda expansiva su capacidad de amar, de forma que los seres humanos de su entorno se sientan realmente tratados como personas; como alguien que vale por lo que es, no por lo que tiene, lo que sabe, lo que parece o aparenta.

PERSONA DEPENDIENTE.
De toda una serie de cosas (drogas, alcohol, etc., incluidas ciertas dependencias incordiantes), que nos quitan la libertad. Nos sentimos dependientes, condicionados.

PERSONA INDEPENDIENTE.
Por habernos sentido demasiado dependientes, nos declaramos independientes. Si somos totalmente independientes también la pasamos mal, no sabemos qué hacer con nuestra libertad.

PERSONA PENDIENTE.
Se trata de no sentirnos independientes ni dependientes. Ser persona es estar pendiente. Estar pendiente de lo que se quiere, de lo que se ama, de lo que inquieta. Cuando una persona está pendiente, comprende que es persona, se va dando cuente de que es persona y disfruta de ser persona; los demás lo van descubriendo como persona, no como cosa.

PERSONAJE.
Es lo que estamos llamados a representar en la vida normal, o en las “anormalidades” que se nos presentan. Si la persona se siente más personaje que persona, se erosiona él y se erosiona su imagen; lo que resulta tragi-cómico; trágico para él y cómico para los demás, es cuando el personaje se come a la persona. Lo óptimo es cuando en el personaje se transparenta la persona.

PERSONALIDAD.
Es la capacidad de convicción, de decisión y de constancia, de no olvidar nunca que se es persona cuando se tiene que ejercer de personaje. Es la agilidad para recobrar la posición natural, que es la naturalidad, cuando se ha tenido que ejercer de personaje. La facultad de ser siempre uno mismo, aunque sean distintas las circunstancias.

 

P E R S O N A

Pista de Despegue

  • Dar el salto: desde el mimetismo a la creatividad, de la coacción a la espontaneidad, de la obediencia a la a real gana, del anonimato al protagonismo.
  • En el mundo interior de las personas es donde Dios ha situado lo más bello y más maravilloso de su creación.
  • La vida de cada persona consiste en huir de sus miedos y caminar hacia sus aspiraciones. Va hacia y huye de.
  • La fuente de la libertad y la alegría está en uno mismo.
  • Nadie debe invadir las “aguas jurisdiccionales” de la persona (su “halo”, su círculo más íntimo).
  • Cada persona ansía descubrir la parte soleada de su yo: identificar lo más personal de su realidad de persona, su estructura de identidad.
  • El bien y el mal sólo pueden valorarse, enjuiciarse, desde la perspectiva del hombre; o mejor dicho, en relación a él.
  • El hombre es un proceso de procesos, procesándose; una realidad de realidades que se va realizando.
  • No se es cristiano ni se es persona; se va siendo.
  • “Hoy el camino de la Iglesia es el hombre” (Juan Pablo II).

Ponencia Nº 1

El concepto persona es, sin duda, uno de los componentes esenciales, sino el primordial, del pensamiento Fundacional de Cursillos.

Si hoy celebramos el cincuenta aniversario del inicio del Primer Cursillo, nuestro gozo solamente tiene sentido si, entre tanto, el Movimiento que aquí nació entonces ha facilitado que más de medio millón de personas hayan conocido el valor y el sentido de no ser simplemente un individuo, un ser humano más, sino ser persona.

Es casi innecesario destacar que en estas Conversaciones no pretendemos hacer teología sino una mera reflexión seglar compartida. Por ello, quizá convenga indicar desde el principio que siempre nos referiremos al término persona en cuanto persona humana y no entraremos en distinciones escolásticas o teologales entre persona humana y divina aunque, sin duda, en un pensamiento impregnado de fe no puede dejar de latir la imagen y la semejanza y, al propio tiempo, la alteridad de un principio que nos acerca sustancialmente al Todo. Continue reading “P E R S O N A” »