Archivo de la categoría: Vaticano

Discurso Del Santo Padre en Quito

VIAJE APOSTÓLICO DEL SANTO PADRE FRANCISCO
A ECUADOR, BOLIVIA Y PARAGUAY

(5-13 DE JULIO DE 2015)

ENCUENTRO CON EL MUNDO DE LA ENSEÑANZA 

DISCURSO DEL SANTO PADRE 

Pontificia Universidad Católica de Ecuador, Quito
Marte
s 7 de julio de 2015

[Multimedia]


Hermanos en el Episcopado,
Señor Rector,
Distinguidas autoridades,
Queridos profesores y alumnos,
Amigos y amigas:

Siento mucha alegría por estar esta tarde con ustedes en esta Pontificia Universidad del Ecuador, que, desde hace casi setenta años, realiza y actualiza la fructífera misión educadora de la Iglesia al servicio de los hombres y mujeres de la Nación. Agradezco las amables palabras con las que me han recibido y me han transmitido las inquietudes y las esperanzas que brotan en ustedes ante el reto personal y social, de la educación. Pero veo que hay algunos nubarrones ahí en el horizonte, espero que no venga la tormenta, no más una leve garúa.

En el Evangelio acabamos de escuchar cómo Jesús, el Maestro, enseñaba a la muchedumbre y al pequeño grupo de los discípulos, acomodándose a su capacidad de comprensión. Lo hacía con parábolas, como la del sembrador (Lc 8, 4-15). El Señor siempre fue plástico en el modo de enseñar. De una forma que todos podían entender. Jesús, no buscaba, «doctorear». Por el contrario, quiere llegar al corazón del hombre, a su inteligencia, a su vida y para que ésta dé fruto.

La parábola del sembrador, nos habla de cultivar. Nos muestra los tipos de tierra, los tipos de siembra, los tipos de fruto y la relación que entre ellos se genera. Y ya desde el Génesis, Dios le susurra al hombre esta invitación: cultivar y cuidar. Continue reading “Discurso Del Santo Padre en Quito” »

Cardenal Jorge Bergoglio en entrevista noviembre 2011

Francisco I

“Los curas tendemos a clericalizar a los laicos. Y los laicos -no todos pero muchos- nos piden de rodillas que los clericalicemos porque es más cómodo ser monaguillo que protagonista de un camino laical. No tenemos que entrar en esa trampa, es una complicidad pecadora. (…) El laico es laico y tiene que vivir como laico con la fuerza del bautismo, (…) llevando su cruz cotidiana como la llevamos todos. Y la cruz del laico, no la del cura. La del cura que la lleve el cura que bastante hombro le dio Dios para eso”. Noviembre de 2011, en una entrevista hecha por la agencia argentina AICA al entonces Cardenal Jorge Bergoglio. —

Carta del Cardenal Jorge Mario Bergoglio. Arzobispo de Buenos Aires a los Cursillistas

Buenos Aires, 13 de Junio de 2011

Queridos Cursillistas:

“La buena semilla son los que pertenecen al Reino” (Mt 13,38)

En la proximidad de la solemnidad de San Pablo, vuestro patrono y modelo de cómo “vivir de colores” damos gracias a Dios por los frutos, que a lo largo de los años, la Obra de los Cursillos de Cristiandad le ha brindado generosamente a la Iglesia. Vuestro servicio de anunciar a Cristo siendo sus testigos en los ambientes es vivencial, renovar en forma concreta el Bautismo que en El hemos recibido y los convierte en discípulos y misioneros de la Palabra, según en lo expresado en la “Constitución de la Iglesia”: “A este apostolado todos están llamados por el mismo Señor, en razón del Bautismo y la Confirmación”. (No. 33).

Les escribo consciente de las dificultades que presenta la inculturación del Evangelio en la sociedad actual y en la confianza que vuestra audacia y fervor apostólico, nacidos del encuentro personal consigo mismo y con Cristo los lleve a hacer historia, en función del bien, para que muchos hermanos, excluidos o no, que viven en la periferia, se sientan abrazados por el amor de Jesús.

______________________________________________________________

“Ser peregrinos en nuestra Ciudad significa no instalarnos, estar abierto a la vida y prestar atención a lo que pasa en nuestro corazón, como un buen samaritano ante la realidad difícil de tantos hermanos”.

______________________________________________________________

Ser peregrinos en nuestra Ciudad significa no instalarnos, estar abierto a la vida y prestar atención a lo que pasa en nuestro corazón, como un buen samaritano ante la realidad difícil de tantos hermanos. Es necesario que el Movimiento de Cursillos de Cristiandad a través de la participación de todos, continúe su camino de conversión pastoral como nos propone Aparecida.

Como Cursillistas en tiempos difíciles, deben pedir a Dios la Gracia de tener muchos ahijados, de tener siempre un precursillo en marcha, para no caer en la desesperanza que paraliza y angustia. El regalo del Kerigma que recibieron en el Cursillo es misionante, como propone el Trípode (Piedad, estudio y Acción).

Como Iglesia Arquidiocesana necesitamos la unidad de todos en Cristo, para que El, solo El, reine en nuestros corazones, y poder así reconocerlo como los discípulos en Emaus. Al darte gracias por tu peregrinar como Cursillista, te pido que no dejes de renovar en Jesús Eucaristía tu ardor y fervor apostólico y el de tus hermanos de Reunión de Grupo.

______________________________________________________________

“Hoy más que nunca necesitamos que tu cercanía en los ambientes sea luz y alegría para tantos hermanos, que ignoran que Dios es un Padre que los ama con ternura”

______________________________________________________________

Hoy más que nunca necesitamos que tu cercanía en los ambientes sea luz y alegría para tantos hermanos, que ignoran que Dios es un Padre que los ama con ternura. Hoy más que nunca necesitamos tu presencia, para que muchas familias encuentren en el amor transcendente de Cristo, una nueva y más grande dimensión del amor humano. Hoy más que nunca necesitamos de tu persona y tu testimonio en las Ultreyas, para seguir “adelante”, “más allá”, en el anuncio y vivencia del Kerigma.

Les pido por favor que recen por mí. Que Jesús los bendiga y la Virgen, Madre de la Divina Gracia, los cuide.

Afectuosamente.

Cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, Arzobispo de Buenos Aires, Argentina.

Extracto del libro “Informe sobre nuestra fe”

Leyendo el libro “Informe sobre nuestra fe” escrito por el Cardenal Joseph Ratzinger, hoy Papa emérito Benedicto XVI, encontré esto que para él es el núcleo de nuestra fe cristiana:

Ahora insiste: “Es necesario tener presente que desde los primeros tiempos del cristianismo, aparece un “núcleo” permanente e irrenunciable de la catequesis, y por tanto, de la formación en la fe. Es el núcleo que utiliza tanto el catecismo de Lutero como el catecismo romano de Trento. En una palabra: toda la exposición sobre la fe se halla organizada en torno a cuatro elementos fundamentales: el Credo, el Pater Noster, el Decálogo, los Sacramentos. Esta es la base de la vida del cristiano, la síntesis del Matisterio de la Iglesia, fundado en la Escritura y en la Tradición. El cristiano encuentra aquí lo que debe creer (el Símbolo o Credo), esperar (el Pater Noster), hacer (el Decálogo) y el espacio vital en que todo esto debe cumplirse (los Sacramentos). Esta estructura fundamental ha sido abandonada en demasiadas catequesis actuales, con el resultado que comprobamos: la disgregación del sensus fidei en las nuevas generaciones, a menudo incapaces de una visión de conjunto de su religión”.

De Colores
Sonia Muñoz

La Alegría del Evangelio

Leyendo la Exhortación Apostólica del Papa Francisco, La Alegría del Evangelio, en esta parte pensé inmediatamente en hacer la comparación con la clasificación que hacemos en el rollo Estudio del Ambiente. Nosotros hacemos 5 grupos de personas, dividiéndolas así:

PRIMER GRUPO: CREEN EN DIOS, AMAN A DIOS, Y “QUIEREN HACER EL BIEN”

SEGUNDO GRUPO: CREE EN DIOS, AMAN A DIOS, Y “QUIEREN ESTAR BIEN”

TERCER GRUPO: CREEN EN DIOS, “PERO NADA MÁS”

CUARTO GRUPO: NO CREE PORQUE IGNORAN A DIOS

QUINTO GRUPO: NO CREEN PORQUE ODIAN DIOS

Es necesario hacer la salvedad que ésta clasificación es en su relación con Dios y no de las personas para decir que unas son mejor que otras, como lo hemos escuchado. La clasificación que hacemos es para tener una idea como acercarnos a ellos. En otras palabras como dirigirnos a ellos tocando el tema de Dios en la vida o no. Recordémonos que es el segundo frente, “los otros”.

Ahora veamos la Exhortación Apostólica, el Papa dice que en la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos ellos recordaron que la evangelización se realiza en tres ámbitos:

III. La nueva evangelización para la transmisión de la fe

  1. En la escucha del Espíritu, que nos ayuda a reconocer comunitariamente los signos de los tiempos, del 7 al 28 de octubre de 2012 se celebró la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre el tema La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana. Allí se recordó que la nueva evangelización convoca a todos y se realiza fundamentalmente en tres ámbitos.

PRIMER GRUPO: CREEN EN DIOS, AMAN A DIOS, Y “QUIEREN HACER EL BIEN”

SEGUNDO GRUPO: CREE EN DIOS, AMAN A DIOS, Y “QUIEREN ESTAR BIEN”

En primer lugar, mencionemos el ámbito de la pastoral ordinaria, «animada por el fuego del Espíritu, para encender los corazones de los fieles que regularmente frecuentan la comunidad y que se reúnen en el día del Señor para nutrirse de su Palabra y del Pan de vida eterna». También se incluyen en este ámbito los fieles que conservan una fe católica intensa y sincera, expresándola de diversas maneras, aunque no participen frecuentemente del culto. Esta pastoral se orienta al crecimiento de los creyentes, de manera que respondan cada vez mejor y con toda su vida al amor de Dios.

TERCER GRUPO: CREEN EN DIOS, “PERO NADA MÁS”

En segundo lugar, recordemos el ámbito de «las personas bautizadas que no viven las exigencias del Bautismo», no tienen una pertenencia cordial a la Iglesia y ya no experimentan el consuelo de la fe. La Iglesia, como madre siempre atenta, se empeña para que vivan una conversión que les devuelva la alegría de la fe y el deseo de comprometerse con el Evangelio.

CUARTO GRUPO: NO CREE PORQUE IGNORAN A DIOS

QUINTO GRUPO: NO CREEN PORQUE ODIAN DIOS

Finalmente, remarquemos que la evangelización está esencialmente conectada con la proclamación del Evangelio a quienes no conocen a Jesucristo o siempre lo han rechazado. Muchos de ellos buscan a Dios secretamente, movidos por la nostalgia de su rostro, aun en países de antigua tradición cristiana. Todos tienen el derecho de recibir el Evangelio. Los cristianos tienen el deber de anunciarlo sin excluir a nadie, no como quien impone una nueva obligación, sino como quien comparte una alegría, señala un horizonte bello, ofrece un banquete deseable. La Iglesia no crece por proselitismo sino «por atracción».

Es interesante leer estos documentos que nos hacen ver que nuestro querido Movimiento ha estado siempre en línea del magisterio de la Iglesia. Al punto de ser un movimiento pre-conciliar que desde sus inicios estuvo en avanzada. Hoy en día creo que es uno de los movimientos que siendo fiel a su Carisma Fundacional seguirá siendo una respuesta al hombre y mujer de hoy. Acercando a los alejados a Jesucristo cercano y amigo.

De Colores
Carlos Muñoz