Archivo de la etiqueta: Persona

Algo más sobre Persona

Leyendo un poco el libro ESENCIAS, Nervio Ideológico y Teológico de los Cursillos de Cristiandad de mi amigo Marco Antonio (Toty) Rosales Valdes encontré estas citas que me ayudan a comprender mejor mi ser Persona.

PERSONA.
Persona es quien se sabe a si mismo capaz de amar y digno de ser amado; quien se sabe limitado, condicionado y parte de un Todo, integrante de ese Todo, a su altura y valor, capaz por tanto de esa plenitud a escala humana que llamamos felicidad. Persona es quien sabe que esa felicidad, solamente la bordea y alcanza, si acierta a transmitir en onda expansiva su capacidad de amar, de forma que los seres humanos de su entorno se sientan realmente tratados como personas; como alguien que vale por lo que es, no por lo que tiene, lo que sabe, lo que parece o aparenta.

PERSONA DEPENDIENTE.
De toda una serie de cosas (drogas, alcohol, etc., incluidas ciertas dependencias incordiantes), que nos quitan la libertad. Nos sentimos dependientes, condicionados.

PERSONA INDEPENDIENTE.
Por habernos sentido demasiado dependientes, nos declaramos independientes. Si somos totalmente independientes también la pasamos mal, no sabemos qué hacer con nuestra libertad.

PERSONA PENDIENTE.
Se trata de no sentirnos independientes ni dependientes. Ser persona es estar pendiente. Estar pendiente de lo que se quiere, de lo que se ama, de lo que inquieta. Cuando una persona está pendiente, comprende que es persona, se va dando cuente de que es persona y disfruta de ser persona; los demás lo van descubriendo como persona, no como cosa.

PERSONAJE.
Es lo que estamos llamados a representar en la vida normal, o en las “anormalidades” que se nos presentan. Si la persona se siente más personaje que persona, se erosiona él y se erosiona su imagen; lo que resulta tragi-cómico; trágico para él y cómico para los demás, es cuando el personaje se come a la persona. Lo óptimo es cuando en el personaje se transparenta la persona.

PERSONALIDAD.
Es la capacidad de convicción, de decisión y de constancia, de no olvidar nunca que se es persona cuando se tiene que ejercer de personaje. Es la agilidad para recobrar la posición natural, que es la naturalidad, cuando se ha tenido que ejercer de personaje. La facultad de ser siempre uno mismo, aunque sean distintas las circunstancias.