Archivo por meses: diciembre 2014

Extracto del libro “Informe sobre nuestra fe”

Leyendo el libro “Informe sobre nuestra fe” escrito por el Cardenal Joseph Ratzinger, hoy Papa emérito Benedicto XVI, encontré esto que para él es el núcleo de nuestra fe cristiana:

Ahora insiste: “Es necesario tener presente que desde los primeros tiempos del cristianismo, aparece un “núcleo” permanente e irrenunciable de la catequesis, y por tanto, de la formación en la fe. Es el núcleo que utiliza tanto el catecismo de Lutero como el catecismo romano de Trento. En una palabra: toda la exposición sobre la fe se halla organizada en torno a cuatro elementos fundamentales: el Credo, el Pater Noster, el Decálogo, los Sacramentos. Esta es la base de la vida del cristiano, la síntesis del Matisterio de la Iglesia, fundado en la Escritura y en la Tradición. El cristiano encuentra aquí lo que debe creer (el Símbolo o Credo), esperar (el Pater Noster), hacer (el Decálogo) y el espacio vital en que todo esto debe cumplirse (los Sacramentos). Esta estructura fundamental ha sido abandonada en demasiadas catequesis actuales, con el resultado que comprobamos: la disgregación del sensus fidei en las nuevas generaciones, a menudo incapaces de una visión de conjunto de su religión”.

De Colores
Sonia Muñoz

REFLEXIONES II de Eduardo Bonnin

Compartimos un extracto del V apartado del libro REFLEXIONES II de Eduardo Bonnin con título : La Iglesia. Un cristiano solo no es cristiano.

Los Cursillos no intentan conseguir personas de Iglesia -que siempre las hubo-, sino una Iglesia de personas, que con firmeza, decisión y constancia, puedan dar testimonio del gozo y alegría con que se vive lo cristiano, cuando es vivido en espíritu y en verdad.
Sin duda, es preferible una Iglesia de personas a un conjunto de personas de Iglesia. Los primeros ejercen la virtud de optar, frente a los otros que optan por la virtud. La eficacia de los primeros aporta fermento a la Iglesia, por su convicción, su decisión y su disposición. La presencia de personas de Iglesia, en lugar de fermentar, fomenta la religiosidad, el paternalismo y la obediencia.

De Colores!

 

La Alegría del Evangelio

Leyendo la Exhortación Apostólica del Papa Francisco, La Alegría del Evangelio, en esta parte pensé inmediatamente en hacer la comparación con la clasificación que hacemos en el rollo Estudio del Ambiente. Nosotros hacemos 5 grupos de personas, dividiéndolas así:

PRIMER GRUPO: CREEN EN DIOS, AMAN A DIOS, Y “QUIEREN HACER EL BIEN”

SEGUNDO GRUPO: CREE EN DIOS, AMAN A DIOS, Y “QUIEREN ESTAR BIEN”

TERCER GRUPO: CREEN EN DIOS, “PERO NADA MÁS”

CUARTO GRUPO: NO CREE PORQUE IGNORAN A DIOS

QUINTO GRUPO: NO CREEN PORQUE ODIAN DIOS

Es necesario hacer la salvedad que ésta clasificación es en su relación con Dios y no de las personas para decir que unas son mejor que otras, como lo hemos escuchado. La clasificación que hacemos es para tener una idea como acercarnos a ellos. En otras palabras como dirigirnos a ellos tocando el tema de Dios en la vida o no. Recordémonos que es el segundo frente, “los otros”.

Ahora veamos la Exhortación Apostólica, el Papa dice que en la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos ellos recordaron que la evangelización se realiza en tres ámbitos:

III. La nueva evangelización para la transmisión de la fe

  1. En la escucha del Espíritu, que nos ayuda a reconocer comunitariamente los signos de los tiempos, del 7 al 28 de octubre de 2012 se celebró la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre el tema La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana. Allí se recordó que la nueva evangelización convoca a todos y se realiza fundamentalmente en tres ámbitos.

PRIMER GRUPO: CREEN EN DIOS, AMAN A DIOS, Y “QUIEREN HACER EL BIEN”

SEGUNDO GRUPO: CREE EN DIOS, AMAN A DIOS, Y “QUIEREN ESTAR BIEN”

En primer lugar, mencionemos el ámbito de la pastoral ordinaria, «animada por el fuego del Espíritu, para encender los corazones de los fieles que regularmente frecuentan la comunidad y que se reúnen en el día del Señor para nutrirse de su Palabra y del Pan de vida eterna». También se incluyen en este ámbito los fieles que conservan una fe católica intensa y sincera, expresándola de diversas maneras, aunque no participen frecuentemente del culto. Esta pastoral se orienta al crecimiento de los creyentes, de manera que respondan cada vez mejor y con toda su vida al amor de Dios.

TERCER GRUPO: CREEN EN DIOS, “PERO NADA MÁS”

En segundo lugar, recordemos el ámbito de «las personas bautizadas que no viven las exigencias del Bautismo», no tienen una pertenencia cordial a la Iglesia y ya no experimentan el consuelo de la fe. La Iglesia, como madre siempre atenta, se empeña para que vivan una conversión que les devuelva la alegría de la fe y el deseo de comprometerse con el Evangelio.

CUARTO GRUPO: NO CREE PORQUE IGNORAN A DIOS

QUINTO GRUPO: NO CREEN PORQUE ODIAN DIOS

Finalmente, remarquemos que la evangelización está esencialmente conectada con la proclamación del Evangelio a quienes no conocen a Jesucristo o siempre lo han rechazado. Muchos de ellos buscan a Dios secretamente, movidos por la nostalgia de su rostro, aun en países de antigua tradición cristiana. Todos tienen el derecho de recibir el Evangelio. Los cristianos tienen el deber de anunciarlo sin excluir a nadie, no como quien impone una nueva obligación, sino como quien comparte una alegría, señala un horizonte bello, ofrece un banquete deseable. La Iglesia no crece por proselitismo sino «por atracción».

Es interesante leer estos documentos que nos hacen ver que nuestro querido Movimiento ha estado siempre en línea del magisterio de la Iglesia. Al punto de ser un movimiento pre-conciliar que desde sus inicios estuvo en avanzada. Hoy en día creo que es uno de los movimientos que siendo fiel a su Carisma Fundacional seguirá siendo una respuesta al hombre y mujer de hoy. Acercando a los alejados a Jesucristo cercano y amigo.

De Colores
Carlos Muñoz

“UNA VISIÓN AUTENTICA DE LOS CURSILLOS DE CRISTIANDAD”

Escuela Miami, Nov. 19, 2014

CURSILLO: “UNA VISIÓN AUTENTICA DE LOS CURSILLOS DE CRISTIANDAD”

Creo que con este título me han metido en camisa de once varas, porque no tengo el conocimiento para poder describir con exactitud lo que quisiera, también creo que hay personas con mucha más capacidad que yo para hacerlo.
Por otra parte me parece que un solo rollo es muy poco para tocar lo que se me ha pedido, así que intentaremos y haremos lo mejor posible. Solo pido dos cosas:

1.- No hacer juicios por adelantado.

2.- Espíritu de Caridad.

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO. Ven Espíritu Santo llena los corazones de tus fieles…

DEFINICIÓN DE LOS CURSILLOS DE CRISTIANDAD:

EVANGELIO Y SENTIDO COMÚN.

Muchas han sido las definiciones que le han dado a nuestros Cursillos, unas más cercanas, otras más alejadas de su Carisma; escojo una que le oí a nuestro Fundador, es corta, sencilla, y muy precisa, nos ayudará lo que estaremos compartiendo no solamente esta noche, también en el Cuarto Día.

“LOS CURSILLOS DE CRISTIANDAD SON EVANGELIO Y SENTIDO COMÚN”.

ESENCIA Y FINALIDAD.

La Esencia es Cristo y Su Gracia, El Cristo amigo cercano y total que nos ama. La Finalidad no es otra que La Persona, esa Persona creada por Dios con sus propias manos y redimida por Cristo.
¿El Mensaje? Que la buena noticia de que “Dios en Cristo nos ama” llegue a los más posibles. Que nadie viva sin saber que Dios le ama.
Hay dos cosas que no cambian nunca:
La persona, que huye de sus miedos y avanza hacia sus aspiraciones.
La otra es El Evangelio, que es para La Persona, para cada una, para todas las Personas, no importa raza, color ni condición social: “Dios en Cristo te ama, nos ama”.
¿Es sencillo Verdad?

PELIGROS Y DESVIACIONES.

Claro que hablaremos de los Peligros y las Desviaciones que van apareciendo en el camino, pero para eso habrá tiempo, vamos a mirar un poquito de Historia, porque sin La Historia o con una historia distorsionada no podemos entender algunas cosas.

1.- En este año estamos celebrando “El 70 Aniversario del Primer Cursillo de Cristiandad de la historia” se me ocurre pensar que hubiera pasado en nuestras vidas si Eduardo Bonnín no hubiera tenido la valentía de “lanzarse al ruedo” aquel Agosto de 1944.

2.- No estuviéramos reunidos aquí hoy: nuestras vidas, al igual que las de otros muchos anduvieran por otros rumbos, no nos hubiéramos conocido, frecuentaríamos otros lugares, no hubieran llegado a nuestros oídos los nombres que luego se sumaron a esta historia que ha sido parte de nuestra vida; hombres como Mons. Hervás, que llegó a Mallorca procedente de Valencia, y se enamoró de los cursillos bendiciéndolos con las dos manos; D. Sebastián Gayá que por aquel tiempo dirigía la escuela de jóvenes de La Acción Católica y que luego asistió al cursillo #12, Don Juan Capó que entonces estudiaba en Roma, y que al llegar a Mallorca recibió de las manos de Eduardo los Rollos Místicos que ya se impartían desde el año 1944 para su revisión; tarea que hizo de forma brillante, y algunos más, que como éstos se fueron sumando a la obra comenzada y puesta en marcha por Eduardo Bonnín.

3.- Hay celebraciones en muchas partes del mundo, incluyendo nuestra querida América, aunque en algunos lugares ni siquiera se conozca la fecha, se ignore, se olvide, se tuerza, o sencillamente no se quiera celebrar por razones obvias.

4.- He hecho mía una frase que escuché hace algunos años en boca de un hombre de Dios: “Lo que se celebra vive”, me uno a la idea, celebro “El 70 Aniversario del Primer Cursillo de Cristiandad de La Historia”; a los que no están celebrando este acontecimiento les invito a celebrar y compartir esta alegría.

5.- Disfruto recordando que “Cursillo Vive”, como dice la canción: “Vida es alegría”, y aunque no faltan los problemas sabemos que “Dios en Cristo nos ama”, disfrutemos el glorioso vivir en Gracia las 24 horas del día, con “Normalidad y Alegría”, en Cursillo aprendimos que “La vida es bonita, la gente es importante, vale la pena vivir”.

6.- Es bueno recordar que tanto la vida como la salud del Cursillo están en nuestras manos, que el Cursillo es muy simple si somos capaces de “mirar con ojos nuevos las cosas de Siempre”, orar, estudiar, actuar, y vivir “El Carisma Fundacional de Cursillo”, sin inventos disonantes al método ni dejándonos llevar por la tentación de las “originalidades”, que tanto daño nos han hecho siempre y que son solo una guirnalda más sobre el árbol de Cursillos que pide a gritos que no le echen más cargas ajenas sobre sus ramas, y que por favor que de una vez y por todas le quiten el lastre que no es suyo. En tu ambiente, Creatividad, y en Cursillo Fidelidad. Los Cursillos no necesitan ponerse al día, Los Cursillos están al día, los Cursillistas son los que necesitan estudiar y ponerse al día; conocerse a sí mismos y conocer el método y aplicarlo sin desviaciones.

7.- Nos han repetido nuestros Papas. “Sean fieles a su Carisma Fundacional”, recordemos estas palabras, conozcamos nuestros orígenes, “Origen es principio, es nacimiento de una cosa”, Entendamos que las infidelidades al Carisma colgadas a capricho y los inventos importados son parte de las desviaciones que nos restan eficacia.

8.- Hay una película que muestra un rey queriendo casar su hijo con una joven de la realeza el muchacho ama a una joven que no lo es, el rey soberbio dice: Esto lo hice antes con mis otros hijos, no se puede cambiar, la esposa le dice: “Tu hijo tiene la libertad de elegir “, y tú que eres rey, tienes el deber y el poder de cambiar lo que “antes” no hiciste bien. El secreto está no está en hacer lo de antes ni lo de ahora, sino en hacer lo que “SIEMPRE” debió ser. Hacer el bien, y el bien hacerlo “SIEMPRE” bien. Quizás lo que conociste fue impuesto, pero “Siempre” debió hacerse bien.

9.- Abre tu corazón, y con honestidad vuelve a las fuentes, bebe agua limpia, no agua estancada ni turbia. El rey escuchó, buscó en la historia y tanto su hijo como todos los del pueblo se beneficiaron de su decisión, porque buscando encontró La Verdad que a partir de ese día se hizo vida.

10.- Sabemos que la referencia es Mallorca, (Por lo menos eso decimos ¿No?); allí, sobre la persona de Eduardo fue donde al Espíritu Santo se le ocurrió depositar este Carisma, ¿Por Qué?, No sé, no hago esas preguntas a Dios, prefiero preguntarme a mí mismo, y a quienes torciendo La Verdad Histórica distorsionan los cursillos diciendo y haciendo lo que no es, a veces hasta nombrando fundadores a quienes ni siquiera estaban en La Primera Hora, aquí si lanzo una pregunta: ¿Por Qué Mienten?

11.- Los Secretariados y Las Escuelas son (Deben ser) Organismos de Servicio, no Torres de Mando y su primera responsabilidad es precisamente “Preservar La Perla”, estudiar, buscarla y darla a conocer transparente y diáfana a todos los cursillistas. Conducir el movimiento y celebrar los Cursillos y todos sus actos “Fieles a Su Carisma”, tal como dicen nuestros Papas, no sirviendo a caprichos o intereses personales vengan de donde vengan. Hay preguntas para los miembros de todos los Secretariados: “¿Es El Carisma Fundacional prioridad en El Secretariado y en La Escuela?” “¿Estudia El Secretariado El Carisma Fundacional y conduce El Movimiento por ese camino?” Estas preguntas deben ser prioridad permanente en nuestras reuniones de Secretariado. Y si el Movimiento que decimos amar no está siendo Fiel al Carisma. ¿Que estamos haciendo para lograrlo?
Eduardo, según su costumbre lo decía de forma poética y elegante: “No toquen La Rosa, no empañen La Perla”, nuestros Papas nos urgen a vivir de acuerdo a nuestro Carisma Fundacional. “(La Perla)”

12.- Creo que algunos de nosotros, como el rey, puede ser que hayamos detectado que nuestro “antes” no precisamente haya sido “EL SIEMPRE” con mayúsculas que se pretende, sino un siempre con minúsculas, pálido, relativo y mediatizado que hemos recibido como absoluto y que precisamente ha sido una torcedura del “SIEMPRE” con mayúsculas; de esto se desprende la frase de nuestros Papas: “Vuelvan a sus Orígenes, Conozcan a su Fundador, Estudien su Mentalidad, sus ideas, Sean fieles al Carisma Fundacional”.

13.- En Octubre 11 “La Iglesia celebra a San Juan XXIII”, precisamente uno de los Papas que nos regaló esas palabras, y no solamente nos dejó las palabras, sino que las hizo valer ante el mundo, “Abriendo las ventanas para que entrara aire puro en La Iglesia”, a todos nos confirmó como partícipes del mensaje de Cristo con la celebración del “El Concilio Vaticano II”, haciendo vivas las palabras de Pablo: “Ustedes que antes no eran nada son ahora Pueblo de Dios”.

14.- No es malo cambiar de ideas, lo malo es cambiar de principios, nunca es tarde para buscar “La Verdad” y hacerse parte de la misma, eso también es parte de nuestra conversión, recordemos la meditación “Conócete a ti mismo”, no importa el tiempo que la mentira haya reinado en algunos o todos los aspectos de nuestras vidas, el cristiano no puede conformarse con la consabida frase “no estamos tan mal, otros están peor”, Dice El Papa Francisco: “No os contentéis con verdades parciales o ilusiones consoladoras”, estudien, busquen siempre La Verdad. El signo de nuestros tiempos es Cristo, El Cristo que resucitó y vive entre nosotros, El Cristo amigo, cercano, total que nos ama. “Dios en Cristo te ama, (nos ama). Ese es el mensaje de Cursillos, Eso es Carisma Fundacional”.

15.- Pablo, Patrono de los Cursillos nos dice: “Todo lo puedo en aquel que me conforta”; así lo aprendimos, poca ha sido la curiosidad de estudiar y seguir leyendo, la frase siguiente dice: “En todo caso, han hecho muy bien ustedes en compartir mi tribulación”, Pablo elogia a quienes apoyan a sus amigos, “Camino en Compañía, Grupo, Ultreya, Más allá. Siempre buscando El Gran Ideal”.

16.- “Cursillo, Grupo, Ultreya, mas allá”, Ultreya es reunión de reuniones de grupos, reunión de amigos, no es clase de formación, es testimonio de “Vida”, resonancias, compartir de amigos, es “Cristianía en Ruta”, la Ultreya no “estuvo buena” porque repartieron mucha o mejor comida, la Ultreya estuvo buena si el Rollista compartió su vida con Sinceridad, su día a día, buena porque conocimos más a los amigos, buena porque oímos resonancias del Rollo y no competencia de conocimientos religiosos, La Ultreya es buena cuando se comparte en “Reunión de Grupo” la “Normalidad” del diario vivir La Gracia.

17.- Había un niño tratando de meter todos sus juguetes en una caja, los sacaba y los metía una y otra vez, pero nada, siempre quedaba algo afuera, no cabían en la caja, el padre observaba en silencio, al verlo sudoroso y cansado le preguntó si ya había hecho todo lo posible para solucionar el problema, el niño frustrado y a punto de llorar le contestó que ya él había agotado todos sus recursos, no había más nada que hacer, el padre le dijo: “Te faltó hacer algo hijo mío; ¿Que cosa Papá?”. He estado todo el tiempo aquí, esperando que me pidas ayuda y no lo has hecho. El niño abrió los ojos y apenado dijo: “¿Me puedes ayudar Papá?”, El Padre sonriendo metió sus manos en la caja tocó los juguetes y todo cayó en su sitio. “Había que pedirle al Padre que pusiera sus manos. Faltaba eso”. “Me pregunto: ¿Habremos olvidado al Padre?, ¿Habremos olvidado al Hijo?, ¿Habremos olvidado el mensaje de Cursillo “Dios en Cristo te Ama”? ¿Habremos olvidado al Espíritu Santo que derramó este Carisma sobre la persona de Eduardo?, ¿Habremos olvidado por quien estamos aquí esta noche?”

18.- Eduardo siempre quiso bautizar los Cursillos con el nombre de “Cursillos de Cristianía”, pero Mons. Hervás haciendo uso de su autoridad determinó bautizarles con el nombre con que hoy los conocemos: “Cursillos de Cristiandad”, Hervás hizo el anuncio en La Asamblea Anual de Jóvenes de 1952, a pesar de la inconformidad de Eduardo y también del sacerdote Don Sebastián Gayá que también proponía otro nombre, pero dejémoslo ahí. Esto junto con el estudio de la mentalidad de Mons. Hervás, Capó y Gayá es material para otro momento.

19.- Evidencias Olvidadas, Vertebración de Ideas & Ideas Fundamentales. 1, 2, 3.

20.- Los Cursillos se celebraban basados en “las Ideas Fundacionales” que luego se plasmaron en los libros “Evidencias Olvidadas y Vertebración de Ideas”, sin temor a equivocarnos podemos decir que el libro Ideas Fundamentales, NO ES la biblia de cursillos, y hay casos en que hasta podemos encontrar distorsiones completamente contrarias a la verdad y a la idea original.

21.- Los Cursillos NO necesitan de “Ideas Fundamentales para vivir”. IF. surgió como libro de consulta, no es biblia ni reglamento que obedecer, cosa con la que nacimos en Cursillo y que otros, quizás hasta sin mala voluntad nos la han hecho creer, si somos capaces de estudiar y buscar usando “Sentido Común” nos daremos cuenta de ello y si comparáramos las dos versiones conocidas veremos que la segunda versión distorsionó aun más las “Ideas Fundacionales”.

22.- A veces estamos como Cristóbal Colon:
Colon no sabía dónde iba, no conocía el camino, cuando llegó no sabía dónde estaba, al regreso no sabía quién era, no sabía lo que había hecho, no sabía donde había estado, eso sí, todo había sido con dinero ajeno.
No es bueno estar como Cristóbal Colon.

24.- Revisar nuestra vida usando el trípode desde el yo interno, y con honestidad darlo todo, después de ese paso compartir la vida es más fácil. Contacto con El Padre las 24 horas del día pidiendo su ayuda, ofreciéndolo todo para La Gloria de Dios. Piedad.

25.- Estudiar todas las piezas, como van en la caja, y Por Qué. El Cómo y El Por Qué. Estudio.

26.- Haciendo esto poner los juguetes en orden será mucho más fácil y efectivo. Acción.

27. En nuestro caso quizás nacimos y crecimos con el libro de Ideas Fundamentales, es verdad, pero también hemos tenido la gran suerte de recibir en varias ocasiones a Bonnín que nos ha explicado generosamente todo lo referente a Cursillo, y no solo él, hemos tenido también otros dirigentes que con amor nos han entregado sus experiencias y conocimientos, el trípode no es solo para beneficio personal, es para la vida, deberíamos aplicarlo también en Cursillos que es parte de nuestra vida.

28.- Cursillo es parte importante de nuestras vidas, estoy seguro que más de uno (como yo) estaba muerto antes de vivir su Cursillo; No tengan miedo, Cristo vive, está entre nosotros y nos ama.

29.- La Verdad vale mucho más que la pena que cuesta. Dicen nuestros Papas que para conocer un movimiento hay que estudiar, conocer su Fundador, conocer sus ideas, y no traicionar su Carisma Fundacional, sino vivir y convivir en esa línea. Siempre recomiendo algunos libros. Por ej: Historia y Memoria de los Cursillos de Cristiandad de Cisco Forteza, El Ideario, Historia de un Carisma, Volviendo a las fuentes, Vertebración de Ideas. Evidencias Olvidadas, también recomiendo la página de Mallorca “Fundación Eduardo Bonnín Aguiló”, allí pueden encontrar no solamente libros, también artículos desglosados con la mentalidad de Eduardo, copiado de sus apuntes durante su vida. (Si les gusta la página además de recibir la mejor información puede asociarse y cooperar de distintas formas a la difusión de La Verdad).

30.- Precisamente comparto con ustedes un artículo de Eduardo de los más de 100 ya publicados en FEBA. “Mi criterio sobre Ideas Fundamentales II”. (LEERLO)

31.- Se que queda mucho por compartir, pero no hay tiempo para más, ojalá haya podido invitar a reflexionar, un reto a mejorar nuestra Piedad, a incrementar nuestro Estudio, a purificar nuestra Acción siendo fieles a Nuestro Carisma Fundacional; El Cursillo nos espera, no solamente aquí intramuros, donde semanalmente nos reunimos, también allá afuera donde el frío, el pecado, la burla y la soledad pretenden ahogarnos, allá en la vida, en el diario vivir nos espera un hermano que necesita enfrentarse Cara a Cara con Cristo, en ése pensaba Eduardo cuando aquel Agosto de 1944 se lanzaba al ruedo junto con un grupo reducido de amigos que hicieron historia.

De Colores.
Ángel Delgado.

Rev. Oct.26, 2014.

“Reza Diariamente 30 minutos, excepto cuando estés muy ocupado, entonces reza una hora completa”
San Francisco de Sales.

Francisco: “Dios me da una sana dosis de inconsciencia”

Domingo 07 de diciembre de 2014 | Publicado en edición impresa

Francisco: “Dios me da una sana dosis de inconsciencia”

En la primera entrevista con un medio latinoamericano, habló de la familia, los divorciados vueltos a casar, la reforma de la curia y la Argentina

Por Elisabetta Piqué  | LA NACION

ROMA.- “Dios es bueno conmigo, me da una sana dosis de inconsciencia. Voy haciendo lo que tengo que hacer.” “Una cosa que me dije desde el primer momento fue: «Jorge, no cambies, seguí siendo el mismo, porque cambiar a tu edad es hacer el ridículo».”

Ésas son algunas de las frases que, a punto de cumplir 21 meses de pontificado, el papa Francisco pronunció en una entrevista con LA NACION en su suite de la Casa Santa Marta, el jueves por la tarde.

Relajado y de buen humor, el ex arzobispo de Buenos Aires aprovechó la primera entrevista exclusiva con un medio latinoamericano para hablar, durante 50 minutos, de todo.

Conversó sobre su propia salud y sus viajes, y no evitó las definiciones acerca de los temas polémicos, como los gays, la situación de los divorciados vueltos a casar y el proceso electoral en la Argentina.

Cerca de cumplir 78 años, Jorge Bergoglio tampoco eludió uno de los temas centrales de su papado y, tal vez, el más anticipado desde el propio cónclave que lo eligió, el 13 de marzo de 2013: la reforma de la curia romana, tan cuestionada durante el pontificado de Benedicto XVI. Anticipó que no estará lista el año próximo. Y agregó que, en realidad, es “la reforma espiritual, la reforma del corazón”, la que más le preocupa en este momento.

Francisco admitió, además, que “falta mucho todavía” para terminar el trabajo de limpieza en el Vaticano y habló con gran naturalidad de las resistencias que enfrenta y por las que -dijo- no se siente muy preocupado.

“Las resistencias ahora se evidencian, pero para mí es un buen signo que las ventilen, que no las digan a escondidas cuando uno no está de acuerdo. Es sano ventilar las cosas, es muy sano”, afirmó, desde la suite que hoy es su hogar en el Vaticano.

Más allá del cansancio después de una jornada intensísima, llena de compromisos y audiencias desde temprano, Francisco, que no perdió ni el acento ni el modo porteño, se mostró accesible y hasta risueño.

A pesar de ese tono, el Papa se refirió a las polémicas de su pontificado, como las que rodearon el último sínodo extraordinario de obispos, en octubre pasado. En su diagnóstico sobre el estado actual de la familia, Bergoglio fue tajante y directo: “Está recontra baqueteada”, dijo.

El sínodo dejó en evidencia las divisiones sobre cómo debe enfrentar hoy la Iglesia sus desafíos, en especial la situación de los católicos divorciados vueltos a casar. Francisco se animó a definirlos como “excomulgados de hecho”, debido a todas las acciones de las que son excluidos por la Iglesia por estar en esa situación.

“El cardenal alemán Walter Kasper [cercano al Papa y de inclinaciones reformistas] lo que hizo fue decir que busquemos hipótesis, es decir, él abrió el campo. Y algunos se asustaron”, explicó.

Para tranquilizar a esos sectores que creen que el sínodo creó confusión, el Papa también recordó que esa asamblea “es un proceso” y que “no se tocó ningún punto de la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio”.

“No tengo miedo de seguir el camino de la sinodalidad [palabra que deriva del griego syn, odos, caminar juntos], porque es el camino que Dios nos pide. Es más, el Papa es garante, está ahí para cuidar eso también”, dijo.

Francisco tuvo, asimismo, palabras sobre el aluvión de argentinos que viajan a Roma para sacarse la foto con él. Y advirtió que, por las elecciones presidenciales de 2015, decidió no recibir más en privado a políticos, sino tan sólo al término de las audiencias generales de los miércoles en la Plaza San Pedro.

Además, confirmó que, si bien no viajará a la Argentina en julio de 2016 para el Congreso Eucarístico de Tucumán, debido a la cercanía con la Jornada Mundial de la Juventud en Polonia, el proyecto igual es viajar al país ese mismo año, en otro momento. Eso sí, reveló que en 2015 visitará otros tres países de América latina -que prefirió no mencionar- y, por primera vez, África.

Afirmó que el Instituto para las Obras de Religión (IOR), también llamado banco del Vaticano y bajo la lupa durante décadas por sospechas de lavado de dinero e infiltraciones mafiosas, “está funcionando bárbaro”.

Francisco concedió la entrevista exclusiva a LA NACION unos pocos días antes de una cita clave en el Vaticano: la fiesta de la Virgen de Guadalupe, patrona de América latina, el 12 de diciembre.

Celebrará el día con una misa solemne en la Basílica de San Pedro, en la que músicos argentinos interpretarán la Misa criolla, compuesta por Ariel Ramírez hace 50 años, un evento histórico para el primer papa del fin del mundo.

Conducirán la Misa criolla el hijo del autor, Facundo Ramírez, y la cantante Patricia Sosa, junto con un coro romano.

“Cuando escuché por primera vez la Misa criolla era estudiante, creo que de teología, pero no recuerdo bien. Y me gustó mucho. Me gustó mucho el «Cordero de Dios», que es de una belleza impresionante. De lo que no me olvido nunca es de que la escuché cantada por Mercedes Sosa”, confesó el Papa.

-Para América latina es fuente de orgullo tener al primer papa no europeo. ¿Qué espera usted de la región?

-América latina viene recorriendo un camino desde hace tiempo, desde la primera reunión del Consejo Episcopal Latinoamericano [Celam], desde la creación del Celam. Monseñor Larraín, el primer presidente del Celam, le dio un gran impulso. Fue la conferencia de Río, después Medellín, después Puebla, Santo Domingo y Aparecida. Son hitos que el episcopado latinoamericano fue haciendo, colegialmente, con metodologías distintas, primero tímidamente. Pero este camino de 50 años no se puede ignorar porque es un camino de toma de conciencia de una Iglesia en América latina y de maduración en la fe. Junto con este camino, se desplegó también una gran inquietud por estudiar el mensaje guadalupano. La cantidad de estudios sobre la Virgen de Guadalupe, sobre la imagen, sobre el mestizaje, sobre el NicanMopoua, es impresionante, es una teología de fondo. Por eso al celebrar el Día de la Virgen de Guadalupe, patrona de América, el 12 de diciembre, y los 50 años de la Misa criolla, estamos conmemorando un camino de la Iglesia latinoamericana.

-Un reciente sondeo en la región [del Pew Research Center] certificó que, más allá del “efecto Francisco”, hay católicos que siguen abandonando la Iglesia.

-Conozco la estadística que dieron en Aparecida, es el único dato que tengo. Evidentemente, hay varios factores que intervienen en eso, externos a la Iglesia. Por ejemplo, la teología de la prosperidad inspira muchas propuestas religiosas que atraen gente. Pero luego la gente queda a mitad de camino. Pero dejando afuera lo externo a la Iglesia, me pregunto: ¿cuáles son las cosas nuestras, dentro de la Iglesia, que hacen que los fieles no se sientan satisfechos? Y es la falta de cercanía y el clericalismo. La proximidad es el llamado hoy al católico, a salir y hacernos próximos de la gente, de sus problemas, de sus realidades. El clericalismo, se lo dije a los obispos del Celam en Río de Janeiro, frenó la madurez laical en América latina. Donde los laicos son más maduros en América latina es precisamente en la expresión de la piedad popular. Pero organizaciones laicales siempre estuvieron con el problema del clericalismo. Yo hablé de esto en la “Evangelii Gaudium” [la primera exhortación apostólica del Papa].

-¿La renovación de la Iglesia a la que usted llama apunta también a buscar a estas “ovejas perdidas” y a frenar esa sangría de fieles?

-No me gusta usar esa imagen de la “sangría” porque es una imagen muy ligada al proselitismo. No me gusta usar términos ligados al proselitismo porque no es la verdad. Me gusta usar la imagen de hospital de campaña: hay gente muy herida que está esperando que vayamos a curarle las heridas, heridas por mil motivos. Y hay que salir a curar heridas.

-¿Ésa es la estrategia entonces para recuperar a los que se van?

-No me gusta la palabra “estrategia”, sino que hablaría del llamado pastoral del Señor, porque si no, parece todo una ONG… Es el llamado del Señor, lo que hoy le pide a la Iglesia, no como estrategia, porque la Iglesia no hace proselitismo. La Iglesia no quiere hacer proselitismo porque la Iglesia no crece por proselitismo, sino por atracción, como dijo Benedicto. La Iglesia tiene que ser un hospital de campaña y salir a curar heridas, como el buen samaritano. Hay gente herida por desatención, por abandono de la Iglesia misma, gente que está sufriendo horrores…

-Usted es un papa que suele hablar de manera directa, lo que le ayuda a dejar en claro el rumbo de su pontificado. ¿Por qué cree que hay sectores que están desorientados, que dicen que la “barca está sin timón”, sobre todo después del reciente sínodo sobre la familia?

-Me extrañan esas expresiones. No me consta que las hayan dicho. En los medios, aparece como que las hubieran dicho. Pero, hasta que no le pregunte al interesado: “¿Usted ha dicho esto?”, mantengo la duda fraternal. Pero, generalmente, es porque no leen las cosas. Uno sí me dijo una vez: “Sí, claro, esto del discernimiento qué bien que hace, pero necesitamos cosas más claras”. Y yo le dije: “Mire, yo escribí una encíclica, es verdad, a cuatro manos, y una exhortación apostólica. C ontinuamente estoy haciendo declaraciones, dando homilías y eso es magisterio. Eso que está ahí es lo que yo pienso, no lo que los medios dicen que yo pienso. Vaya ahí y lo va a encontrar y está bien claro; «Evangelii Gaudium» es muy clara”.

-En los medios, algunos hablaron del “fin de la luna de miel” por la división que salió a la luz en el sínodo…

-No fue una división tipo estrella contra el Papa; o sea, al Papa de referente no lo tenían. Porque ahí el Papa procuró abrir el juego y escuchar a todos. El hecho de que, al final, mi discurso haya sido aceptado tan entusiastamente por los padres sinodales indica que el problema no era con el Papa, sino que era entre diversas posturas pastorales.

-Siempre que hay un cambio de statu quo, como significó su llegada al Vaticano, es normal que haya resistencias. Después de poco más de 20 meses, esta resistencia, silenciosa al principio, parece ser más evidente…

-La palabra la dijo usted. Las resistencias ahora se evidencian, pero para mí es un buen signo, que las ventilen, que no las digan a escondidas cuando uno no está de acuerdo. Es sano ventilar las cosas; es muy sano.

-¿La resistencia tiene que ver con la limpieza que usted está haciendo, con la reestructuración interna de la curia romana?

-Considero a las resistencias como puntos de vista distintos, no como cosa sucia. Tiene que ver con decisiones que por ahí tomo, eso sí. Claro, hay decisiones que tocan algunas cosas económicas, otras más pastorales…

-¿Está preocupado?

-No, no estoy preocupado, me parece todo normal, porque sería anormal que no existieran puntos divergentes. Sería anormal que no saliera nada.

-¿Terminó el trabajo de limpieza o sigue?

-No me gusta hablar de “limpieza”. Diría de hacer marchar la curia en la dirección que las congregaciones generales [las reuniones que anteceden al cónclave] pidieron. No, para eso falta mucho todavía. Falta, falta. Porque, en las congregaciones generales precónclave, los cardenales pedimos muchas cosas y hay que seguir adelante en todo eso…

-¿Lo que se encontró haciendo limpieza es peor de lo que se esperaba?

-Primero, no me esperaba nada. Esperaba volverme a Buenos Aires [risas]. Y después creo que, no sé, Dios en eso es bueno conmigo, me da una sana dosis de inconsciencia. Voy haciendo lo que tengo que hacer.

-Pero ¿cómo anda el trabajo en curso?

-Bueno, es todo público, se sabe. El IOR [Instituto para las Obras de Religión] está funcionando fenómeno y se hizo bastante bien eso. Lo de la economía está yendo bien. Y la reforma espiritual es lo que en este momento me preocupa más, la reforma del corazón. Estoy preparando la alocución de Navidad para los miembros de la curia; voy a tener dos saludos navideños, uno con los prelados de la curia y otro con todo el personal del Vaticano, con todos los dependientes, en el Aula Pablo VI con sus familias, porque ellos también llevan adelante las cosas. Los ejercicios espirituales para prefectos y secretarios son un paso adelante. Es un paso adelante que estemos seis días encerrados, rezando y, como el año pasado, lo vamos a volver a hacer en la primera semana de Cuaresma. Vamos a la misma casa.

-La semana que viene vuelve a juntarse el G-9 [el grupo de 9 cardenales consultores que lo ayudan en el proceso de reforma de la curia y en el gobierno universal de la Iglesia]. ¿Para 2015 va a estar lista la famosa reforma de la curia?

-No, el proceso es lento. El otro día tuvimos una reunión con los jefes de dicasterios y se presentó la propuesta que hicieron de juntar los dicasterios de Laicos, Familia, Justicia y Paz. Y hubo discusión ahí, cada uno expresó lo que le parecía, y ahora esto vuelve al G-9. Es decir, la reforma de la curia lleva mucho tiempo, es la parte más compleja…

-¿Es decir que no va a estar lista en 2015?

-No, se va haciendo de a pasitos.

-¿Es cierto que un matrimonio podría estar al frente de este nuevo dicasterio que juntaría los Pontificios Consejos de los Laicos, de la Familia y de Justicia y Paz?

-Puede ser, no sé. Al frente de los dicasterios o de la secretaría va a estar la gente más apta, sea hombre, mujer, o matrimonio…

-Y no necesariamente cardenal u obispo…

-Arriba, en un dicasterio como la Congregación para la Doctrina de la Fe, el de Liturgia o en el nuevo que juntará a Laicos, Familia y Justicia y Paz, siempre va a estar al frente un cardenal. Conviene que sea así por la misma cercanía con el Papa como colaborador en ese sector. Pero ya los secretarios de dicasterio no tienen por qué ser obispos, porque un problema que hay acá, cuando uno tiene que cambiar un secretario-obispo es ¿dónde lo manda? Tiene que buscar una diócesis, pero a veces no son aptos para una diócesis, sino que son aptos para ese trabajo. Sólo nombré a dos obispos secretarios: el secretario del governatorato, para nombrarlo párroco de todo esto, y el secretario del sínodo de obispos, para lo que significa la episcopalidad allí.

-Fue un año intenso: muchos viajes importantes, el sínodo extraordinario, la oración por la paz por Medio Oriente en los jardines del Vaticano… ¿Cuál fue el mejor momento y cuál, el peor?

-No sabría decirlo. Todos los momentos tienen algo bueno y algo que por ahí no es tan bueno, ¿no? [silencio]. Por ejemplo, el encuentro con los abuelos, con los ancianos, fue de una belleza impresionante.

-Estaba Benedicto también…

-Me gustó mucho ese encuentro, pero no fue el mejor porque todos son lindos. No sé, no me sale eso, no se me ocurrió pensar eso.

-Y de ser Papa, ¿qué es lo que más le gusta y qué lo que más le disgusta?

-Una cosa, y esto es verdad y esto lo quiero decir: antes de venir acá, me estaba retirando. O sea, cuando volviera a Buenos Aires, había quedado con el nuncio de hacer la terna ya para que, a fin de ese año [2013], asumiera el nuevo arzobispo. Tenía la cabeza enfocada en los confesionarios de las iglesias donde iba a ir a confesar. Incluso estaba el proyecto de pasar dos o tres días en Luján y el resto en Buenos Aires, porque Luján a mí me dice mucho, y las confesiones en Luján son una gracia. Cuando vengo acá, tuve que volver a empezar con todo esto nuevo. Y una cosa que me dije desde el primer momento fue: “Jorge no cambies, seguí siendo el mismo, porque cambiar a tu edad es hacer el ridículo”. Por eso he mantenido siempre lo que hacía en Buenos Aires. Con los errores, por ahí, que eso puede suponer. Pero prefiero andar así como soy. Evidentemente, eso produjo algunos cambios en los protocolos, no en los protocolos oficiales porque esos los observo bien. Pero mi modo de ser aun en los protocolos es el mismo que en Buenos Aires, o sea que ese “no cambies” me cuadró bien la vida.

-A la vuelta de Corea del Sur, ante una pregunta, dijo que esperaba en dos o tres años “ir a la casa del Padre” y mucha gente se quedó preocupada por su estado de salud, pensando que estaba enfermo o algo por el estilo. ¿Cómo está? ¿Cómo se siente? Se lo ve bárbaro…

-Tengo mis achaques y a esta edad los achaques se sienten. Pero estoy en manos de Dios, hasta ahora puedo llevar un ritmo de trabajo más o menos bueno.

-Un sector conservador en Estados Unidos cree que usted lo echó al cardenal tradicionalista norteamericano Raymond Leo Burke del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica por ser el líder de un grupo de resistencia a cualquier tipo de cambio en el sínodo de obispos… ¿Es verdad?

-El cardenal Burke un día me preguntó qué iba a hacer, ya que aún no había sido confirmado en su cargo, en la parte jurídica, y estaba con la fórmula de donec alitur provideatur (“hasta que se disponga otra cosa”). Y le dije: “Deme un poco de tiempo porque se está pensando en una reestructuración jurídica en el G-9”, y le expliqué que todavía no había nada hecho y que se estaba pensando. Y después surgió lo de la Orden de Malta y ahí hacía falta un americano vivo, que se pudiera mover en ese ámbito y se me ocurrió él para ese cargo. Y se lo propuse mucho antes del sínodo. Y le dije: “Esto va a ser después del sínodo porque quiero que usted participe en el sínodo como jefe de dicasterio”, porque como capellán de Malta no podía. Y bueno, me agradeció mucho, en buenos términos y lo aceptó, hasta le gustó me parece. Porque él es un hombre de moverse mucho, de viajar y ahí va a tener trabajo. O sea que no es cierto que lo eché por cómo se había portado en el sínodo.

-¿Tiene planes para su 78° cumpleaños, el 17 de diciembre próximo? Lo festejará con losbarboni [sin techo] como el año pasado?

-A los barboni yo no los invité, me los trajo el limosnero ¿eh? Y fue un buen gesto y ahí también se hizo el mito de que yo había desayunado con los barboni. Pero yo desayuné con todo el personal de la casa y estaban los barboni ahí. Son de esas cosas folklóricas que me cuelgan ahí… Como cae un día que no tengo misa abajo en la capilla, porque es miércoles y hay audiencia general, vamos a almorzar juntos todos los empleados de la casa. Para mí, va a ser un día totalmente normal, como todos los demás..