Archivo de la categoría: PERSONA

LAS AGUAS JURISDICCIONALES

Una de las cosas que más complican en el mundo de hoy, ya de suyo bastante complicado, es el poco o nulo respeto que se tiene a las “Aguas Jurisdiccionales” de cada persona. Cada quien circula por ellas sin pedir el oportuno permiso.

Faltar al respeto, ofender a alguien, injuriarle…. siempre carga la conciencia del que tiene el mal gusto de hacerlo y, si es sensible, en el pecado suele encontrar la penitencia.

Aquí no nos referimos a esto. Se trata de que descubramos que cada uno tiene su círculo íntimo, y entrar en él sin permiso, o haber entrado alguna vez con motivo de una circunstancia fortuita, y extenderse por ello uno un pase para poder pasar sin llamar, es una indiscreción.

No respetar este halo que envuelve a cada uno, es siempre causa de disgustos que quitan el gusto de vivir y el gusto de saberse vivo.

El hombre que no pocas veces sabe ser valiente ante las circunstancias duras, suele desanimarse ante una cosa que parece nimia, pero que puede llegarle en un momento que no es precisamente el mejor para saberlo afrontar con la energía precisa.

Invadir el círculo íntimo de alguien, sacando a relucir alguna confidencia que el amigo le hizo en un momento de baja presión, o de depresión más o menos encubierta sin pedirle antes permiso para hacerlo, es una falta de delicadeza que precisa de mucha comprensión para saber perdonarla, y casi imposible de lograr un olvido total y absoluto, aunque claro, como siempre, hay que tener en cuenta que lo que no es posible a los hombres, es posible a Dios.

A las personas, por ser todas ilusión personal de Dios, se les nota, cuando se las sabe ver desde la perspectiva de su Creador, un hálito especial que las hace dignas del mayor respeto y consideración. Entrar en esa área sin que sea del brazo del mismo amigo confidente, es un atentado contra la amistad.

La punta a que apunta la punta más interior de una persona, jamás, puede ser, no ya vista, sino ni aún tan sólo interpretada por nadie más que por el propio interesado.

Artículos de Eduardo
FEBA

Algo más sobre Persona

Leyendo un poco el libro ESENCIAS, Nervio Ideológico y Teológico de los Cursillos de Cristiandad de mi amigo Marco Antonio (Toty) Rosales Valdes encontré estas citas que me ayudan a comprender mejor mi ser Persona.

PERSONA.
Persona es quien se sabe a si mismo capaz de amar y digno de ser amado; quien se sabe limitado, condicionado y parte de un Todo, integrante de ese Todo, a su altura y valor, capaz por tanto de esa plenitud a escala humana que llamamos felicidad. Persona es quien sabe que esa felicidad, solamente la bordea y alcanza, si acierta a transmitir en onda expansiva su capacidad de amar, de forma que los seres humanos de su entorno se sientan realmente tratados como personas; como alguien que vale por lo que es, no por lo que tiene, lo que sabe, lo que parece o aparenta.

PERSONA DEPENDIENTE.
De toda una serie de cosas (drogas, alcohol, etc., incluidas ciertas dependencias incordiantes), que nos quitan la libertad. Nos sentimos dependientes, condicionados.

PERSONA INDEPENDIENTE.
Por habernos sentido demasiado dependientes, nos declaramos independientes. Si somos totalmente independientes también la pasamos mal, no sabemos qué hacer con nuestra libertad.

PERSONA PENDIENTE.
Se trata de no sentirnos independientes ni dependientes. Ser persona es estar pendiente. Estar pendiente de lo que se quiere, de lo que se ama, de lo que inquieta. Cuando una persona está pendiente, comprende que es persona, se va dando cuente de que es persona y disfruta de ser persona; los demás lo van descubriendo como persona, no como cosa.

PERSONAJE.
Es lo que estamos llamados a representar en la vida normal, o en las “anormalidades” que se nos presentan. Si la persona se siente más personaje que persona, se erosiona él y se erosiona su imagen; lo que resulta tragi-cómico; trágico para él y cómico para los demás, es cuando el personaje se come a la persona. Lo óptimo es cuando en el personaje se transparenta la persona.

PERSONALIDAD.
Es la capacidad de convicción, de decisión y de constancia, de no olvidar nunca que se es persona cuando se tiene que ejercer de personaje. Es la agilidad para recobrar la posición natural, que es la naturalidad, cuando se ha tenido que ejercer de personaje. La facultad de ser siempre uno mismo, aunque sean distintas las circunstancias.

 

P E R S O N A

Pista de Despegue

  • Dar el salto: desde el mimetismo a la creatividad, de la coacción a la espontaneidad, de la obediencia a la a real gana, del anonimato al protagonismo.
  • En el mundo interior de las personas es donde Dios ha situado lo más bello y más maravilloso de su creación.
  • La vida de cada persona consiste en huir de sus miedos y caminar hacia sus aspiraciones. Va hacia y huye de.
  • La fuente de la libertad y la alegría está en uno mismo.
  • Nadie debe invadir las “aguas jurisdiccionales” de la persona (su “halo”, su círculo más íntimo).
  • Cada persona ansía descubrir la parte soleada de su yo: identificar lo más personal de su realidad de persona, su estructura de identidad.
  • El bien y el mal sólo pueden valorarse, enjuiciarse, desde la perspectiva del hombre; o mejor dicho, en relación a él.
  • El hombre es un proceso de procesos, procesándose; una realidad de realidades que se va realizando.
  • No se es cristiano ni se es persona; se va siendo.
  • “Hoy el camino de la Iglesia es el hombre” (Juan Pablo II).

Ponencia Nº 1

El concepto persona es, sin duda, uno de los componentes esenciales, sino el primordial, del pensamiento Fundacional de Cursillos.

Si hoy celebramos el cincuenta aniversario del inicio del Primer Cursillo, nuestro gozo solamente tiene sentido si, entre tanto, el Movimiento que aquí nació entonces ha facilitado que más de medio millón de personas hayan conocido el valor y el sentido de no ser simplemente un individuo, un ser humano más, sino ser persona.

Es casi innecesario destacar que en estas Conversaciones no pretendemos hacer teología sino una mera reflexión seglar compartida. Por ello, quizá convenga indicar desde el principio que siempre nos referiremos al término persona en cuanto persona humana y no entraremos en distinciones escolásticas o teologales entre persona humana y divina aunque, sin duda, en un pensamiento impregnado de fe no puede dejar de latir la imagen y la semejanza y, al propio tiempo, la alteridad de un principio que nos acerca sustancialmente al Todo. Continue reading “P E R S O N A” »