Administración (Stewarship)

P. Sánchez o.f.m.
Reunión del O.M.C.C.
Dallas, Texas 2008 

“¿Quién es el siervo fiel y prudente, a quien su amo ha puesto a cargo de su casa, para dar a los otros siervos su asignación de alimentos en el momento apropiado?

Bienaventurado el siervo que su maestro encontrará en el trabajo cuando llegue. En verdad te digo, él pondrá a ese a cargo de todas sus posesiones “. Mt. 24: 45-47.

“Los dones que dio fueron que algunos se convertirían en apóstoles, algunos profetas, algunos evangelistas, algunos pastores y maestros, para equipar a los santos para la obra del ministerio, para edificar el cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y el conocimiento del Hijo de Dios “. Ef. 4: 11-13a

Maestro / discípulo 

Cuando pensamos en nuestra relación con Jesús, a menudo tenemos problemas para enfocarnos en un aspecto en particular. Pensamos en Jesús como Dios, y nuestra relación con Él como la del Creador a la criatura; o pensamos en Él como hombre y nuestra relación con Él como amigo a amigo. Quizás tengamos más dificultad para pensar en Jesús como Señor o Maestro, y en nosotros mismos como discípulos. Sin embargo, fue muy claro para los Apóstoles y los primeros cristianos que tal era su relación con Jesús. Conscientes de la misión que se les había encomendado para completar su obra en la tierra, y conscientes de la acción del Espíritu Santo en ellos para ayudarlos en esta misión, comprendieron la responsabilidad que se les había confiado. Los apóstoles podrían recordar no solo la promesa de Jesús de enviar el Espíritu Santo, sino el momento en que se recibió ese regalo. Además, reconocieron como discípulos de Jesús a aquellos que dieron evidencia de haber recibido el Espíritu.

El sirviente al que se refiere Mateo, aquel a quien el Maestro ha puesto sobre su familia, en otro lugar es llamado mayordomo. El mayordomo es aquel que no solo cuida de los bienes de su Maestro para asegurarse de que no se desperdicien, sino que también vela por que los que están bajo el cuidado del Maestro estén debidamente cuidados.

En la Iglesia de hoy, sigue siendo Jesús quien es el Maestro. Hay muchos que ocupan el puesto de mayordomo: cualquiera a quien se confíe cualquier porción de los bienes del Maestro con la misión de velar por que esos bienes sean cuidados y compartidos adecuadamente con los discípulos del Maestro. La referencia de Mateo debe entenderse de esos mayordomos.

(En la sociedad civil, al menos en una sociedad civil democrática, el Maestro es el “bien común” y los delegados son los elegidos por el pueblo para cuidar y distribuir adecuadamente los recursos de la sociedad).

Las dos marcas del buen mayordomo que Mateo señala son fidelidad y sabiduría. La fidelidad se relaciona con la relación básica de uno con el Maestro, a lo que en el Antiguo Testamento se lo conoce tan a menudo como “rectitud”. Esto está en el corazón de nuestra relación con Jesús como Maestro. Ser justo es reconocer la superioridad del Maestro de una manera positiva, no negativa. Implica una verdadera humildad, donde se reconocen los dones, como es la fuente de esos dones. También implica obediencia, una correspondencia con la voluntad del Maestro, ya sea que dicho deseo se exprese o comprenda implícitamente.

El buen mayordomo acompaña esta fidelidad con sabiduría. Esta sabiduría le permite discernir la mejor manera de distribuir los dones del Maestro a Sus discípulos, mientras que al mismo tiempo conserva recursos y mantiene la dependencia apropiada del Maestro. La dependencia aquí no es una fuerza restrictiva sino más bien un verdadero reconocimiento de que sin el Maestro, el discípulo está indefenso. El mayordomo es lo suficientemente sabio como para saber que no posee los recursos del Maestro, y no tiene más derecho sobre ellos que cualquiera de los otros discípulos.

Cursillo   

¿Por qué todo esto sobre administración en este lugar y en este momento? ¿Qué relación tiene esto con el Cursillo?

Cursillo es un movimiento en y de la Iglesia. Se basa en un carisma particular dado a Eduardo Bonnín por el bien de toda la Iglesia. Es diferente de otros movimientos eclesiales, cada uno de los cuales tiene su propio carisma. A través de su Espíritu Santo, Jesús confió a Eduardo y, en adelante, a todos los líderes cursillistas algo muy especial, para ser apreciado no solo por sí mismo, sino para ser compartido en diversos grados con todos los que él llamaba para conocer las Buenas Nuevas de que Dios los ama. . Digo ‘en varios grados’ no para indicar ninguna exclusividad sino para reconocer que el objeto del Cursillo no es hacer que todos sean Cursillistas, sino darles a todos la oportunidad de saber que Dios los ama.

Déjame hacer una digresión aquí por un momento para decir una palabra sobre los movimientos eclesiales. La palabra “eclesial” es un adjetivo destinado a describir algo como perteneciente a la Iglesia. Un movimiento eclesial es un movimiento aprobado por la Iglesia y reconocido por tener un carisma particular y apropiado para ayudar de una manera particular y apropiada a completar la misión de Jesús. Algunos de estos movimientos eclesiales toman la forma de órdenes religiosas dentro de la Iglesia.

Algunos son movimientos específicamente laicos. Cursillo es uno de esos que es específicamente un movimiento laical. Su principal objetivo, aunque no exclusivo, es la persona que es, en cierto modo, alejado de Dios, Cristo y la Iglesia -el denominado a veces “lejano.” Su mensaje a todos es simplemente que Dios los ama. Su medio es la amistad y el ejemplo de una vida vivida en gracia, que se manifiesta a aquellos dentro del entorno de la vida.

Como un movimiento eclesial, el MCC está sujeto a la autoridad de la Iglesia y le debe obediencia a la Iglesia, como manifestación de la presencia de Cristo en la tierra. Esto es una garantía para nosotros, y nos impide apartarse demasiado de la meta específica de nuestro movimiento. La interacción entre el Movimiento de Cursillos de Cristiandad y la jerarquía de la iglesia es de dos vías: Cursillo informes y es obediente a la jerarquía, pero al mismo tiempo la jerarquía deben respetar el hecho de que el Cursillo es un movimiento laico y que su carisma fue dada a un laico. Cuando se producen problemas en el cursillo, que debe ser tratado con tanto como sea posible por los miembros laicos del cursillo, como corresponde a su condición como mayordomos del regalo. Al mismo tiempo, la jerarquía puede sentar principios que afectan a los movimientos eclesiales en general y dirigentes laicos deben aplicar esos principios en su movimiento.

Cursillistas deben ser buenos administradores, en el sentido de que he utilizado esta palabra anteriormente, en el sentido que se utiliza en el pasaje de la Escritura que cité al comienzo de esta presentación.

Para ser buenos administradores como cursillistas significa que debemos cuidar los recursos que nos proporcionan y compartirlos correctamente con el pueblo de Dios. Debemos cuidar el carisma de cursillos, no permitiendo ser distorsionado, y utilizando los medios propios de Cursillo a lograr su objetivo, la difusión del mensaje de que Dios ama a todas las personas. Cursillo ha desarrollado su propio método para lograr ese objetivo, que incluye la Reunión de Grupo, Ultreya, Escuela de Dirigentes y de fin de semana de Cursillos de Cristiandad. Estas no son independientes el uno del otro; trabajan juntos, y donde el uno o el otro que falta o es deficiente, el MCC será deficiente en los movimientos eclesiales laicos que tiene que ser.

Durante los últimos años el Secretariado de Cursillos en Canadá han estado estudiando el carisma de cursillos muy profundamente, y sus diversos aspectos han sido temas de los Congresos Nacionales y encuentros durante ese tiempo -especialmente desde 1993. Esto es para que podamos conocer y comprender lo que ha sido transmitido a nosotros como cursillistas. Debemos darnos cuenta de que no es la nuestra, para modificar o adaptar a nuestras propias ideas, sino algo muy específico que se ha dado a la Iglesia a través de Eduardo por el Espíritu Santo. Lo que hemos de cuidar y de mano debe ser la misma que la que fue dada por el Espíritu Santo, recibido por Eduardo.

Donde falla el Cursillo para alcanzar su objetivo, gran parte del problema está en la falta de comprensión de su carisma y su especial significado, y el método para lograr que significa tener en el medio ambiente. Esto significa que para ser buenos administradores de los recursos aportados al Cursillo, sus miembros deben estudiar el carisma, el método, y los ambientes en que vivimos. De lo contrario, estamos obligados a caer en el error y hacer Cursillo en algo que no está destinado a ser. Decir que esto ha sucedido en algunos casos es hacer una enorme subestimación. En la mayoría de los casos el resultado de las modificaciones o adaptaciones no ha sido algo malo en sí mismo, sino simplemente algo diferente de Cursillos de Cristiandad. La Escuela de Dirigentes es uno de los principales medios de asegurar que no caigamos en esos errores y que conservamos un auténtico Movimiento de Cursillos de Cristiandad. Es aquí que el movimiento es estudiado profundamente, y donde cada cursillista contribuye, a través de la gracia de Dios, para una mejor comprensión de su carisma, sus fines y sus medios. Debemos seguir adelante y tratar de ser cada vez más conocedores de este tesoro que nos ha sido confiada, aceptando la responsabilidad de utilizar este don para la salvación de las personas y para la gloria de Dios.

De Colores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *