El PAPA FRANCISCO A LOS CURSILLISTAS, EN LA AUDIENCIA PREVIA A LA ULTREYA EUROPEA

Publicado el LUNES, 04 MAYO 2015 17:44

El PAPA FRANCISCO A LOS CURSILLISTAS, EN LA AUDIENCIA PREVIA A LA ULTREYA EUROPEA

Aula Pablo VI

Jueves, 30 de abril 2015

PREGUNTAS PARA EL PAPA

Santo Padre, nos gustaría hacerle algunas preguntas que creemos surgen de la naturaleza misma del carisma del Cursillo. En cada movimiento se siente fuertemente una doble exigencia: la fidelidad al carisma inicial y la necesidad del cambio y la innovación con el fin de responder a las situaciones cambiantes. ¿Cómo mantener la armonía en estas dos tensiones? ¿Cómo discernir la novedad que el Espíritu Santo sugiere de la novedad que en cambio aleja  del carisma? ¿Cómo saber si una cierta fidelidad al carisma no es más que un endurecimiento en lugar de una verdadera  fidelidad al Espíritu?

La amistad con Cristo y la amistad con los demás son el corazón del Cursillo. ¿Cómo vivir esta doble amistad hoy? ¿Cómo crecer en la amistad con Cristo y con los demás, en las circunstancias en que nos encontramos hoy en día?

El Cursillo nace con un carisma de salida misionera que tiende a la fermentación cristiana de los ambientes y al anuncio. ¿Cómo confiarnos en el Espíritu Santo hasta el punto de atreverse a proclamar la misericordia de Dios, donde Él  no es buscado y donde más sufrimos por estar lejos de él, para que  se cumpla la profecía de Isaías: «Salí al encuentro de los que no me buscaban » (Is. 65,1)

En esta salida misionar son  diversas las resistencias que se oponen. Algunos vienen de fuera, del mundo, la indiferencia, la desconfianza y la contraposición. El otro descubrimos dentro de nosotros: la incapacidad, la indecisión, la frustración, la inseguridad, el miedo, las reacciones defensivas. ¿Cómo atravesar los momentos en que estas resistencias se vuelven más extenuantes?

PAPA FRANCISCO

Queridos hermanos y hermanas, buenas tardes. Ante todo debo pedir disculpas, porque esta reunión estaba prevista para mañana, y creo que ustedes han tenido que hacer muchos cambios y  con diferentes dificultades con los medios de transporte, pido disculpas, de verdad.

Hubo una confusión. Ustedes saben que el Papa es infalible cuando las definiciones dogmáticas, pero el Papa también tiene sus defectos que no tienen que ver con la infalibilidad, y este Papa es  poco ordenado e indisciplinado, y producto de esto,  la confusión, por ello pido disculpas.

Yo conocía  las preguntas, escribí un discurso que responde, pero regresaré  a algunas preguntas, porque hay cosas que me gustaría destacar. Como dijo el presidente, que ha venido a Roma para su Ultreya, nombre que incorpora a los peregrinos a Santiago de Compostela, que alienta el uno al otro para ir «más allá», «más adelante». Esto es para ustedes un verdadero encuentro entre amigos, un encuentro fraterno de oración, de fiesta y compartir su experiencia de la vida cristiana. Doy las gracias a sus representantes que han expresado las intenciones, los problemas y las perspectivas de su movimiento. Por mi parte, me gustaría ofrecerle algunas sugerencias útiles para su crecimiento espiritual y de su misión en la Iglesia y en el mundo.

Ustedes son llamados, no han escogido, no, han sido llamados  para construir sobre el carisma que el Señor ha confiado y que es el origen del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, en el que el grupo de iniciadores destacan Eduardo Bonnín Aguiló y el entonces obispo de Mallorca, Juan Hervás y Benet. Quién fue capaz de acompañar el crecimiento del Movimiento con paternal cuidado, junto con otros jóvenes laicos, se dieron cuenta de la necesidad de llegar a sus compañeros de ver el deseo de la verdad y el amor presente en sus corazones. Estos pioneros de su movimiento fueron auténticos misioneros no dudaron en tomar la iniciativa y valentía se acercaron a las personas, involucrándolos con simpatía y acompañándolos en el camino de fe con respeto y amor. Esto es importante: la simpatía, la compañía y es una característica de su movimiento, ustedes  no  han hecho proselitismo y esto es una virtud. «La Iglesia no crece por  proselitismo sino por testimonio» – dijo el Papa Benedicto. ¡Y es así! Ustedes no han hecho proselitismo, es una gracia de Dios. Siguiendo su ejemplo, hoy también se desea anunciar la Buena Nueva del amor de Dios a los más cercanos, amigos, conocidos, compañeros de estudio y trabajo para que ellos también puedan experimentar personalmente el amor infinito de Cristo que libera y transforma la vida. Por es importante salir e ir mas allá, salir y alcanzar a los alejado, sin descanso, para cumplir hoy  con el llamado.

Para ayudar a otros a crecer en la fe, tomando un camino de acercamiento al Señor, se debe experimentar en primera persona la bondad y la ternura de Dios. Esta experiencia es el comienzo del camino que ustedes realizan. Cuando ves que en tu vida que Dios ha sido tan bueno, tan tierno, tan misericordioso, esto quiere salir, quiere llegar a la otra persona. El Señor quiere reunirse con nosotros, el Señor quiere habitar con nosotros, para ser un amigo y hermano, nuestro maestro que nos revela el camino a seguir para llegar a la felicidad. Él no pide nada a cambio, porque el amor de Dios es gratuito, regalo  puro. ¡Esto es importante! Para dar testimonio es necesario reconocer que todo lo que tenemos es puro don, es regalo, es  gratuito, es la gracia. Y eso no se compra, esto no se vende, es un camino de generosidad, es un camino que no se puede explicar. «¿Por qué yo, Señor? ¿Qué debo hacer? «; «Dile a los demás.» Comunicar lo que el Señor ha hecho conmigo, con tanta ternura, con tanta bondad, tan misericordiosamente. Este es el testimonio, el testimonio amistoso de un diálogo entre amigos, el encuentro con Cristo y con la misericordia de Dios que Él nos da, y en primer lugar por los sacramentos, especialmente la Eucaristía y la Reconciliación. En la Santa Misa que celebramos el memorial de su sacrificio: Todavía hoy el realmente le da su cuerpo para nosotros y derrama su sangre para redimir a la humanidad. Penitencia, Jesús nos da la bienvenida con todas nuestras limitaciones y pecados, para darnos un corazón nuevo capaz de amar como él lo hizo, que la amaba hasta el extremo (cf. Jn 13,1). Y cada vez que vuelva a pedir perdón, Él perdona porque sabe que somos débiles, que somos pecadores. Tenemos  el título de pecadores, Todos. Y él lo sabe. Y Él siempre nos recibe con amor.

Otro camino es  la meditación de la Palabra de Dios, especialmente la lectio divina, leer la Palabra de Dios, leer la Biblia. Tantas veces he recomendado, y lo hago ahora: Siempre lleven en el bolsillo o en el bolso un Evangelio pequeño, para que lo lean frecuentemente  en diferentes momentos de la vida, en viajes, cuando están esperando en el dentista, o caminos a hacer algo. Leer un pasaje del Evangelio y luego pensar con calma esto, esta familiaridad con la Palabra de Dios nos acerca al Señor. Y así podemos escuchar al Señor, que nos muestra el camino a seguir y nos anima a afrontar las incertidumbres y las dificultades que la vida presenta.

Por último, nos encontramos con el amor de Cristo en la Iglesia, que testificó en las diversas actividades de la caridad de Dios. El amor de Jesús en las obras de misericordia.  Les haré una pregunta: ¿Todos ustedes son capaces de recitar las siete obras de misericordia corporales y las siete obras de misericordia espirituales?,  Sean valientes,  levanten las manos lo que no puedan hacerlo,  [Muchos levantan la mano] Pero mira…  Aquí hay  trabajo para ustedes, obispos. Es importante leer lo que son las obras de misericordia corporales son siete  y  espirituales son siete. Tarea para hacer en casa: buscar y estudiar las obras de misericordia. ¿Por qué? Para poner en práctica. Todo en la comunidad de la iglesia tiene como fin hacer tocar a las personas  la infinita misericordia de Dios. Algunos piensan: «No, Dios está muy lejos. Voy a ir al infierno… He hecho tantas cosas malas”. Pero si ustedes han hecho tantas cosas malas, pues  van a ser muy felices y se darán un festín si se  acercan a  pedir perdón. Y este es el trabajo de persuasión que tiene que ver con los amigos, en el Cursillo. Porque es verdad, ¡Dios celebra! Dios celebra. Y también hay  quién  siente celos de esto: Pensando en el hijo mayor del padre misericordioso (cf. Lc 15,11-32). El otro  que hizo lo contrario, ya que había tomado todo el dinero lo  había gastado invertido en la «buena vida «regresa con nada” y hay una fiesta. Es una cosa extraña de nuestro Dios, hacer la fiesta cuando regresa un pecador, un gran pecador. ¡Esto es bueno!

El método de la evangelización de Cursillos nació de este ardiente deseo de amistad con Dios, que es la fuente de nuestra amistad con los hermanos. Desde el principio se entendió que sólo dentro de relaciones de amistad genuinas era posible preparar y acompañar a las personas en su camino, un camino que se inicia desde la conversión pasa por el descubrimiento de la belleza de una vida vivida en la gracia de Dios, y llega hasta  la alegría de convertirse en apóstoles en la vida cotidiana. Y así, desde entonces, miles de personas de todo el mundo han sido ayudadas a crecer en la vida de fe. En el entorno actual de anonimato y el aislamiento típico de nuestras ciudades, Que importante es la dimensión  acogedora, familiar, a escala humana, que es lo que ustedes ofrecen en las reuniones de grupo. Ustedes pensarán que no habrá problemas aquí o allí. Siempre habrá problemas. Pero hay que hacer crecer la amistad, pero, cuando crecemos en amistad, también crecen algunas peleas, celos, envidias. ¿Qué dice hizo el Señor? Cuando el diablo siembra cizaña hay que  dejarla crecer. Ustedes hacen crecer buen maíz, la amistad. En el momento de la cosecha  las hierbas serán quemadas y el trigo dará su fruto. Les pido que mantengan el clima  de amistad y hermandad que oren  cada semana y compartir las experiencias, éxitos y fracasos apostólicos.

Yo recuerdo de una mujer, nacido en una familia atea, y ella era atea; No agnóstico, atea. Pero ella era una buena mujer, un profesional, una mujer que estaba haciendo su trabajo, casada, con hijos, pero sin religión. Su hija se encontró con Jesús Cristo, más bien, fue encontrado por Jesucristo. Ella se convirtió y fue una buena cristiana. Y su mamá la respetaba: «Es tu elección, hija. Adelante, yo no creo, pero sigue adelante». Pasaron los años, la hija católica estaba convencida, también pueden decir militante católica, aunque no me gusta la palabra, pero se puede decir que se entiende. Entonces la madre llegó a tener  más de 80 años, se enferma, está cerca de la muerte, pero es brillante. El día antes de su muerte, mientras que su hija estaba detrás de ella porque se hizo cargo de ella, ella hizo la pregunta, nunca le había hecho esta pregunta, porque la respetaba, Dime, ¿qué sientes cuando oras? Y la hija respetando a la madre, dijo: “Habló con Dios”, y así comenzó una conversación tranquila sobre este tema, luego vino otro tema, y regresó este … Al final la madre me dijo: «¿Pero tú eres feliz con lo que has  encontrado en la religión»; «Sí, porque yo creo, mamá, creo en Jesús, yo creo que Jesús nos ama!»; «¿Cuánto me gustaría sentir lo mismo.»  Dijo su madre; Y su hija la animó y le dijo: “Dime, mamá, ¿Has estado esperando esto?»; «¡Sí! Pero ya es demasiado tarde… «; «Nunca, mamá. ¿Quieres que te bautice? «; y la madre dijo: «¡Sí!». La hija no podía llamar a un sacerdote, porque su madre tendría miedo. La hija bautizo a su madre y dos horas después de la madre entró en coma y murió, a la medianoche. Estos son los milagros de Dios por la cercanía con el servicio. No proselitismo, nunca la hija hizo proselitismo. Yo sabía lo suficiente, hasta el punto que ella vino a mí para decirme lo que había hecho y ella tenía miedo de lo que había hecho mal. «No, lo hiciste bien, hiciste entrar que tu mamá en el paraíso”. Pero hay que tener paciencia, se necesita paciencia, el proselitismo no es paciente «Lee esto, haz esto, ven aquí, ven allí»; No, no. Amistad, y allí, sembrar, en la amistad y  ese servicio en la amistad es una verdadera penitencia.

En estas reuniones es importante apoyarnos en pequeños grupos que fomentan la apertura a una realidad social y eclesial más grande, con la participación incluso de aquellos que estuvieron en contacto con su carisma, pero por lo general no participan de un grupo. Una dimensión social y eclesial más grande, involucrando incluso a aquellos que no tienen contacto con su carisma, y que  no participan en el grupo. La Iglesia, de hecho, es una «madre de corazón abierto» que nos invita a veces a «reducir la velocidad», «dejar a las necesidades urgentes para apoyar a los que se quedaron en el borde de la carretera» (ibid., N. Evangelii Gaudium, 46) . Es agradable para ayudar a todos, incluso a aquellos que hacen el mayor esfuerzo en vivir su fe; ayudarle a mantenerse en contacto con esta madre Iglesia, siempre cerca de esta gran familia amistosa que es la Iglesia Madre, nuestra Santa Madre Iglesia. En los últimos años, en  Argentina, hubo algunos problemas con el Cursillo, problemas externos. Porque a veces se  trabajaba Sábado, Domingo, Lunes. Hoy trabajamos los sábados, los domingos también. Y no podían encontrar tiempo para estas reuniones fuertes, la oración, y tres días. Salarios perdidos, perdidos negocios, e incluso arriesgaron sus puestos de trabajo. Y ellos estaban tratando de actualizar su carisma a esta situación. ¿Qué hacer en esta situación? Como los cristianos, creo, en el momento del nazismo, el comunismo trató de hacer catequesis de otra manera, en otras ocasiones, la Misa un poco a escondidas. Hay que buscar maneras que permitan seguir adelante con su carisma. Esto es muy importante no permitir  que las condiciones externas nos bloqueen. Os animo a ir «más allá», fieles a su carisma para mantener vivo el celo, el fuego del Espíritu que siempre impulsa a los seguidores de Cristo para llegar a la distancia, no para hacer proselitismo, a «salir de su comodidad y tener el coraje de llegar a todos las periferias que necesitan la luz del Evangelio» ( ibid., 20). Ustedes que han oído, os lo he dicho varias veces: en las grandes ciudades, ciudades cristianas, incluso en las familias cristianas, hay niños que no pueden hacer la señal de la cruz. Y esta paganización de la sociedad  nos desafía: Haz algo para evangelizar. El Espíritu lleva a salir de su comodidad. ¡Qué hermoso es anunciar a todos el amor de Dios que salva y da sentido a nuestras vidas! Y ayudar a los hombres y mujeres de hoy a descubrir la belleza de la fe y la vida de la gracia que se puede vivir en la Iglesia, nuestra madre. Hay comunidades cristianas y católicas  ¡hay! Donde nadie habla de la vida de la gracia, no se menciona la belleza de tener la Trinidad en nosotros, la presencia del Dios vivo en nosotros. Y su trabajo es ir y llevar esta buena noticia: Dios habita en nosotros, Dios está en nosotros. Esta es la gracia. Los hombres y mujeres de hoy ayudan a descubrir la belleza de la fe y la vida de la gracia. Y si lo hace va a ser dóciles, en una actitud de humildad y confianza, lo que lleva a esta madre santa, la Iglesia, que siempre busca el bien de todos sus hijos; lo harán en sintonía con sus pastores y unión a ellos en la misión de llevar a todos la alegría del Evangelio. Ayudarle en su camino y en su apostolado a la Virgen María, Madre de la Divina Gracia.

Antes de dar la bendición Quiero ver las preguntas si hay algo que yo no he dicho «¿Cómo confiar en el Espíritu Santo, hasta el punto de atreverse a llevar el mensaje de la Misericordia de Dios, en donde no se lo ha buscado?»

Pero si usted no confía en el Espíritu Santo, vaya de vuelta a su casa. Vaya a buscar a otra religión más agnóstica, más ideológica. Jesús nos dijo: «No te dejaré solo. Yo enviaré el Espíritu”. ¿Y qué hace el Espíritu? Dos cosas. Nos recuerda lo que Jesús nos enseñó y nos enseña lo que debemos hacer. Y entonces esta confianza del Espíritu es increíble. Para saber cuándo es el Espíritu que impulsa me gusta pensar en Felipe, cuando el Espíritu le dice: «Id en ese camino», el camino a Gaza (cf. Hch 8,26-40). Y él va. En un momento  ve un carro, y se une al viaje, y sentado allí iba el ministro de Etiopía, la reina Candace, Inician un diálogo: «Dime una cosa …». Y luego, cuando se encuentran con agua, este ministro de pide Bautismo… El Espíritu le guía. Es el espíritu. Confía en el Espíritu. Piensen en  Felipe, pensar en muchas personas que confían en el Espíritu. Es agradable leer el libro de los Hechos de los Apóstoles después de Pentecostés, las cosas que hizo el Espíritu! … Las grandes cosas, y la confianza.

«En cada movimiento se siente fuertemente dos requisitos: la fidelidad al carisma inicial y la necesidad del cambio y la innovación y hacer frente a situaciones cambiantes.» Y la pregunta era: «¿la forma de mantener la armonía en estas dos tensiones? ¿Cómo discernir la novedad del Espíritu Santo de  la novedad que aleja  el carisma? ¿Cómo saber si una cierta fidelidad al carisma inicial es un endurecimiento y no verdadera fidelidad al Espíritu Santo? Esto es importante. Comprender y conocer al Espíritu: «No se confíen en los carismas de cualquier Espíritu», decía el apóstol. . Sepan cuando la inspiración es una armonía del carisma inicial y cuando no lo es. Esto de ir más allá nos hace encontrar diferentes situaciones, diferentes culturas, y el carisma inicial debe ser traducido a  las  diversas culturas. ¡Pero no traicionado! Debe ser el carisma traducido no traicionado, «No quiero problemas, yo hago el carisma inicial…». Así que usted se convertirá en una hermosa exposición, un museo. Va a hacer de su movimiento un museo de cosas que no sirven hoy. Todo carisma está llamado a crecer ¿Por qué? Debido a que lleva en el Espíritu Santo y el Espíritu Santo hace crecer, todo carisma tiene que lidiar con diferentes culturas, con diferentes formas de pensar, diferentes valores. ¿Y qué hace? Se deja que continúe por el Espíritu Santo. Aquí tengo que hacer esto, aquí tengo que hacer lo otro, ¿Cómo puedo hacer esto? Por favor pregunte en Oración: sin oración no puede ir ningún movimiento. ¡Nadie!

Gracias de nuevo por esta reunión. Gracias por todo lo que hacen en la Iglesia, que es tan hermoso contribuir al encuentro de Jesús, para ayudarle a entender que vivir en la gracia de Dios es hermoso.

Muchas gracias y les pido que, por favor, para oren por mí. Rueguen por mí, porque incluso el Papa debe ser fiel al Espíritu Santo. Y ahora les doy la bendición, pero ruego junto a María, nuestra Madre. Ave María… Y no se olviden de aprender las siete obras de misericordia corporales y las siete obras de misericordia espirituales.

2 pensamientos en “El PAPA FRANCISCO A LOS CURSILLISTAS, EN LA AUDIENCIA PREVIA A LA ULTREYA EUROPEA

  1. Froilan Solis

    Realmente el Papa Francisco, conoce el MCC. y nos conoce a nosotros los cursillistas . Sus palabras me animan a continuar con mas alegria, con mas decision el camino que el Espiritu Santo sembro en el fundador Eduardo Bonnin Aguilo (QEPD.) y en quienes desde el inicio lo apoyaron consiguiendo el reconocimiento oficial de la Iglesia como Monsenor Herbas , Don Juan Capo y muchos sacerdotes y laicos de la epoca.
    Hay que conocer y practicar las siete obras de misericordia corporales y las siete obras de misericordia espirituales, nos aconseja el Santo Padre. El Papa Francisco sabe que estan relacinas directamente al Carisma del movimiento de cursillos .
    El Papa nos regala su vivencia para reafirmar que el proselitismo no es el camino que debemos tomar . Nuestra forma de evangelizar esta basada en el testimonio de vida , en que nuestra accion apostolica consiste en «el amor a Dios y el amor a los hombres» nos quiere decir que debemos «Ser, mas que hacer». Me iluciona el mensaje del Papa cuando dice que hay que buscar en la Palabra y en la iluminacion del Espiritu la reafirmacion del Carisma cursillista en la busqueda de la oveja perdida, perfecionando nuestro Pre-cursillo, y manteniendo el amor y el respeto entre nosotros , estrechando nuestra Amistad, para que nadie se quede sin saber que Dios le ama, preocupados de la Persona humana. que es en quien vamos a encontrar al Crito vivo , normal, real y cercano del que nos habla Bonnin.
    !!De Colores!!!
    Froilan

    Responder
    1. Carlos Muñoz

      Gracias Froilan por tu comentario. Mañana en la sesión de Escuela de Dirigentes les compartiré lo que nos compartis.
      Ultreya
      Carlos

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *