Archivo de la categoría: Papa Francisco

El Papa Francisco invita a evangelizar con la amistad y la alegría

Francisco evangelizar con alegría

El Papa Francisco ha pedido a la Iglesia este martes 26 de mayo buscar la alegría, encarnada en el Evangelio que inspiró a san Felipe Neri. Se trata de sanar de la enfermedad de la “cara de funeral” que padecen indistintamente muchos fieles laicos y clérigos.

“La perspectiva de su relación con el prójimo para testimoniar a todos el amor y la misericordia del Señor puede constituir un válido ejemplo para obispos, sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos”, escribió el Papa en referencia a este santo de origen italiano.

El Pontífice puso como modelo el santo que transformaba a las personas escuchándolas y sonriéndoles en una antítesis (o cura) a la enfermedad de la cara de funeral, uno de los 15 males que mencionó el 22 de diciembre de 2014 ante la Curia romana y que ataca con manía de “severidad teatral” y de “pesimismo estéril”.

En el día en que la Iglesia celebra los quinientos años del nacimiento del santo protector de los humoristas, el Papa define su obra como “un luminoso modelo de la misión permanente de la Iglesia en el mundo”. Continue reading “El Papa Francisco invita a evangelizar con la amistad y la alegría” »

Mensaje del Papa Francisco Ultreya Europea

Papa Francisco

(RADIO VATICANA).- “Hoy también ustedes quieren anunciar la Buena Nueva del amor de Dios, acercándose a los amigos, a los conocidos, a los compañeros de estudio y trabajo para que ellos también puedan vivir una experiencia personal del amor infinito de Cristo que libera y transforma la vida. ¡Qué necesario es salir, sin cansarse, para encontrar a los lejanos!”, dijo el Obispo de Roma en el Aula Pablo VI colmada por los miembros del Movimiento de Cursillos de Cristiandad.
“Este es para ustedes un verdadero encuentro entre amigos, un encuentro fraterno de oración, de fiesta y del compartir de su experiencia de vida cristiana”, expresó, después de escuchar a los que manifestaron los propósitos, las problemáticas y las perspectivas del Movimiento y antes de ofrecerles algunas sugerencias útiles para el crecimiento espiritual y su misión en la Iglesia y en el mundo.
“Ustedes están llamados a hacer que dé fruto el carisma que el Señor les ha confiado y que está en el origen de los Cursillos de Cristiandad…”. Para ayudar a otros a crecer en la fe “se debe experimentar en primera persona la bondad y la ternura de Dios. De hecho, nosotros somos movidos por el deseo de ofrecer misericordia cuando experimentamos el amor misericordioso del Padre por nosotros mismos” citando Evangelii Gaudium, 24. Dijo también que “el Señor quiere encontrarnos, habitar con nosotros, ser nuestro amigo y hermano, nuestro maestro que nos revela el camino a seguir para llegar a la felicidad. Él no pide nada a cambio, pide sólo recibirlo, porque el amor de Dios es gratuidad, puro don. El encuentro con Cristo y con la misericordia del Padre que Él nos dona, es posible sobre todo en los Sacramentos…”, “Otra camino es la meditación de la Palabra de Dios… Por último, encontramos el amor de Cristo en la Iglesia… Todo en la comunidad eclesial tiene como finalidad hacer tocar con la mano a las personas la infinita misericordia divina”. Continue reading “Mensaje del Papa Francisco Ultreya Europea” »

MAS DEL PAPA FRANCISCO

«¿Quién eres tú para cerrar la puerta de tu corazón a alguien que quiere mejorar y volver a Dios?»

La Iglesia es la casa de Jesús, una casa de misericordia que acoge a todos, y por tanto no es un lugar del cual los cristianos puedan cerrar las puertas, ha avisado el Papa Francisco en la homilía matinal del martes en la casa Santa Marta. 
La reflexión del Papa ha comenzado por el agua, protagonista de las lecturas litúrgicas del día. “El agua que sana”, la ha llamado Francisco, que comenta la descripción que el profeta Ezequiel hace del goteo que surge en el umbral del templo, que se convierte en el exterior en un torrente impetuoso y en cuyas aguas ricas de peces cualquiera podrá ser sanado. 

Y el agua descrita de la piscina de Betzatà, descrita en el Evangelio, cerca de la cual hay un paralítico desde hace 38 años entristecido -y según Francisco también un poco “perezoso”- que no ha encontrado nunca la forma de hacerse sumergir cuando las aguas se mueven y por tanto buscar la sanación. 
Así, el Papa ha explicado que Jesús sin embargo lo sana, y lo anima a “ir adelante”, pero esto desencadena la crítica de los doctores de la ley porque la sanación tuvo lugar un sábado. Una historia que sucede muchas veces también hoy.
De este modo, el Pontífice ha indicado que “un hombre, una mujer, que se siente enfermo en el alma, triste, que ha cometido muchos errores en su vida, y en un cierto momento siente que las aguas no se mueven, está el Espíritu Santo que mueve algo, o escucha una palabra o… ‘Ah, ¡yo quisiera ir!’… Y tiene coraje y va”. 
Y cuántas veces hoy –ha advertido– en las comunidades cristianas se encuentran las puertas cerradas. ‘Pero tú no puedes, no, tú no puedes. Tú te has equivocado aquí y no puedes. Si quieres venir, ven a misa el domingo, pero quédate ahí, no hagas más’.

Por eso, el Santo Padre ha observado que a veces lo que hace el Espíritu Santo en el corazón de las personas, lo destruyen los cristianos con psicología de doctores de la ley.

Nuevamente, ha recordado que la Iglesia tiene siempre las puertas abiertas. “Es la casa de Jesús y Jesús acoge. Pero no solo acoge, va a encontrar a la gente como fue a buscar a este. Y si la gente está herida, ¿qué hace Jesús? ¿Le regaña por estar herida? No, va y lo carga sobre los hombros. Y esto se llama misericordia. Y cuando Dios regaña a su pueblo -’Misericordia quiero, no sacrificios’- habla de esto”, ha explicado el Papa.
A continuación, ha preguntado: “¿quién eres tú para cerrar la puerta de tu corazón a un hombre, a una mujer que quiere mejorar, volver al pueblo de Dios, porque el Espíritu Santo ha tocado su corazón?”. 

Así, Francisco ha pedido que la Cuaresma ayude a no cometer el error de quien desafió el amor de Jesús hacia el paralítico solo porque era contrario a la ley.

Al concluir la homilía, el Papa ha invitado a pedir al Señor en la misa “por nosotros y por toda la Iglesia”, o sea “una conversión hacia Jesús, una conversión a Jesús, una conversión a la misericordia de Jesús. Y así la ley será plenamente cumplida, porque la ley es amar a Dios y al prójimo, como a nosotros mismos”.

 

Mensaje del Santo Padre, 14 de marzo 2015

Con mucha alegría veo las ideas de Eduardo “Salir a flote”, hoy pronunciadas por El Papa Francisco, que por años ha venido explicando la diferencia entre el papel del Laico y el del Sacerdote, ojalá seamos capaces de entender que no es “hacer cosas”, sino    “Ser Cristianos” donde esamos plantados”.
“El que no es Cristiano donde está no es Cristiano en ninguna parte”
El Papa pide a los laicos permear de valores cristianos el ambiente del trabajo.
En audiencia con los miembros de la comunidad ‘Sí­gueme’, el Santo Padre ha invitado a ser laicos en primera línea y sentirse parte activa de la misión de la Iglesia

Por Redacción

CIUDAD DEL VATICANO, 14 de marzo de 2015 (Zenit.org) – El Santo Padre ha advertido que muchas veces en la Iglesia “creemos ser buenos cristianos porque hacemos obras sociales y de caridad bien organizadas” pero “no podemos olvidar que la savia que lleva la vida y transforma los corazones es el Espíritu Santo, el Espíritu de Cristo”. Lo ha dicho durante su encuentro este sábado con los miembros de la comunidad “Sígueme” en ocasión del 50 aniversario de la fundación. De este modo, Francisco ha invitado a los presentes a dejar que el Señor ocupe el centro de su vida y su trabajo.

Esta asociación nació durante el Concilio Vaticano II, y del magisterio conciliar ha tomado la inspiración de vivir “el Evangelio sin descuentos” tal y como ha recordado el Papa en su discurso.

Como laicos –ha asegurado el Papa– sois personas inmersas en el mundo y os comprometéis dentro de la realidad terrena para servir al bien del hombre. “Sois llamados a permear de valores cristianos los ambientes en los que trabajais con el testimonio y la palabra, encontrando a las personas en sus situaciones concretas, para que tengan plena dignidad y sean alcanzadas por la salvación de Cristo”, ha especificado el Santo Padre. Asimismo ha animado a los presentes a “ser laicos en primera línea, a sentiros parte activa en la misión de la Iglesia, a vivir vuestra secularidad dedicándoos a las propias realidades de la ciudad terrena: la familia, las profesiones, la vida social en las distintas expresiones”. Así, se puede contribuir en forma de fermento “a llevar al Espíritu Santo en las llagas de la historia con el testimonio de la fe, de la esperanza y de la caridad”.

Francisco ha recordado a los presentes que el gesto simbólico e intensamente espiritual de los primeros miembros de partir de la Catacumnas de San Calisto testimonio esta voluntad, que han expresado en la fórmula estatutaria de su programa de vida: “Jesucristo vivo está al centro de Sígueme”. De este modo, el Papa les ha animado a “vivir cada día con compromiso este programa, es decir, a ser personas descentradas de vosotros mismos y a poner vuestro centro vital en la Persona viva de Jesús”.

Por otro lado, el Papa ha subrayado que la de “Sígueme” es una forma de vida evangélica para practicar en un contexto de laicismo y de libertad. “Un programa de vida cristiana para laicos, con objetivos claros y comprometidos, un modo original de encarnar el Evangelio, un vía eficaz para caminar en el mundo”, ha añadido. Las diversas formas de pertenencia representan muchas modalidades de compromiso y de participación a los ideales de única comunidad. “Célibes y esposos, cada uno en el propio estado de vida, se encuentran y comparten una experiencia enriquecedora de complementariedad”.

A continuación, el Pontífice ha invitado a los fieles presentes a conservar y desarrollar esta comunión fraterna y el intercambio de dones, dirigidos al crecimiento humano y cristiano de todos, junto a la creatividad, al optimismo, a la alegría y a la valentía de ir  –cuando es justo– contracorriente. También les ha pedido que estén atentos en su camino espiritual y que se ayuden unos a otros a practicar siempre la caridad recíproca, “que quiere decir defenderse del egoísmo individualista para ser verdaderos testigos del Evangelio”.